El secreto mejorguardado

C. de la Cruz
-
El secreto mejor guardado - Foto: Tomás Fernández de Moya

El edificio de Servicios Generales del Campus de Ciudad Real, centro neurálgico de una EvAU que cuenta con 43.350 exámenes en la región

El edificio de Servicios Generales del Campus de Ciudad Real custodia el secreto mejor guardado, el contenido de los 43.350 exámenes de las pruebas de Evaluación de Acceso a la Universidad (EvAU), conocida popularmente como selectividad. Llegar a este centro de operaciones no es nada sencillo y de hecho el acceso está vedado para la gran parte de los trabajadores: sólo el coordinador de la prueba, Isidro Peña, y el presidente del Tribunal Único, Francisco Jesús García, tienen la llave de una cerradura que se cambió el pasado miércoles antes de comenzar la impresión de los ejercicios. La sala de reprografía es el punto neurálgico de la prueba más temida por los estudiantes preuniversitarios.
El proceso es complejo, pero asequible para un equipo de trabajo acostumbrado a manejar una ingente cantidad de variables. No en vano, del 3 al 5 de junio se celebra una EvAU para la que se encuentran matriculados 7.765 alumnos -2.251 en Ciudad Real- repartidos en los 30 tribunales de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM). Nada puede fallar.
Todo comienza con una comisión integrada por diferentes miembros de la UCLM, Junta de Comunidades y docentes, que elige el contenido de los exámenes a desarrollar. Fue el primer paso, pero la verdadera labor logística de toda la operación arrancó el pasado miércoles a las 16.30 horas con la impresión de los 43.350 exámenes que se distribuyen por toda Castilla-La Mancha, cerca de 12.000 de ellos en los tribunales de Ciudad Real. Los 3.113 ejercicios de Biología tuvieron el honor de iniciar la impresión, ya que era la que más tiempo conllevaba al reproducirse en color. Once personas en sala: ocho miembros del Tribunal Único organizador y tres del servicio de reprografía. Todos ellos tenían acceso al examen, pero Isidro Peña subraya que «tenemos que comprobar que ninguna de las personas tiene una incompatibilidad, por ejemplo que tengan algún familiar que se presente a esta prueba».
A las 12 horas del jueves todos los exámenes estaban impresos y distribuidos en sobres cerrados y ordenados en cajas de Correos, prestadas por esta empresa pública estatal porque pueden ser selladas y lacradas. La inviolabilidad de la prueba es fundamental.
A continuación, las cajas correspondientes para los Campus de Toledo, Albacete y Cuenca eran trasladadas por personal de la propia universidad a cada una de las sedes, donde quedaban custodiadas por las respectivas vicegerencias. En el caso de Ciudad Real, los documentos permanecían en la sala de reprografía hasta este mismo lunes, momento en el que se distribuyen de madrugada con destino a los tribunales de Almadén, Manzanares, Puertollano, Alcázar de San Juan, Valdepeñas, Tomelloso y los tres de la propia capital. Lo primero, comprobar que los sellos y cierres de las cajas donde se almacenan las pruebas no han sido manipulados.
los días clave. Ya durante las jornadas de la prueba, que comienza el lunes a las 10 horas, son los propios presidentes de cada tribunal los que custodian los ejercicios una vez cumplimentados por los propios alumnos, organizados en sobres cerrados de 50 exámenes cada uno. Durante el desarrollo de la prueba, para evitar acciones fraudulentas por parte de los alumnos, «incidimos mucho en la vigilancia, todo se tiene que desarrollar de forma correcta», señala Francisco Jesús García.
El miércoles, una vez terminada esta fase de la EvAU, se procederá a invertir el camino recorrido. Todos los exámenes realizados en la región regresarán al edificio del Servicio Generales del Campus de Ciudad Real, y el jueves a las 10 horas comenzarán las correcciones por parte de más de 600 docentes. El viernes 7 de junio, cerca del mediodía, está previsto que finalice este proceso. Y el lunes 10 de junio, la publicación oficial de la nota de la EvAU. Muchos estudiantes respirarán aliviados y otros, incluso para subir nota, tendrán una segunda oportunidad en la convocatoria extraordinaria de la primera semana de julio.
En definitiva, el edificio de los Servicios Generales del Campus de Ciudad Real es y seguirá siendo una cámara secreta oculta a miradas aviesas, más si cabe cuando todos los exámenes de procesos anteriores se almacenan en sus sótanos.