Skydweller fabricará drones de vuelo por energía solar

I. Ballestero
-

CRIA y el Gobierno regional entran como accionistas en un proyecto tecnológico para la construcción de sistemas de vuelo no tripulados cuyo hangar empezará a levantarse en julio

Skydweller fabricará drones de vuelo por energía solar - Foto: Rueda Villaverde

El Consejo de Gobierno de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha aprobó ayer la concesión de una ayuda de 1,5 millones de euros a la empresa Skydweller para la implantación de su proyecto en el aeropuerto de Ciudad Real. La concesión de esa ayuda supone la entrada del Ejecutivo autonómico como socio accionista en una iniciativa de alto valor tecnológico que pretende radicar en la infraestructura ciudadrealeña la fabricación de sistemas de vuelo no tripulados alimentados con energía solar, o lo que es lo mismo, drones de vuelo perpetuo. El proyecto, que cuenta con capital italiano, alemán, francés y estadounidense, contempla el inicio de las obras del nuevo hangar en el aeropuerto ciudadrealeño en el mes de julio, y en un periodo de cuatro años pretende alcanzar una producción de 18 unidades anuales y una generación directa de empleo de 150 puestos de trabajo, en su inmensa mayoría de alta cualificación.
La concesión de la ayuda y la confirmación de la entrada del Gobierno regional como socio accionista del proyecto supone, para Skydweller, «una palanca importante» para una iniciativa tecnológica que eligió Castilla-La Mancha para su ubicación «después de contemplar once países y de analizar tres o cuatro posibles emplazamientos dentro del territorio español», según aseguró a este diario Enrique Navarro, asesor ejecutivo de la firma. La fase inicial del proyecto, con una duración aproximada de 18 meses, contempla una inversión total de entre 30 y 35 millones de euros, y en un lustro ese montante habrá crecido hasta los 60 millones. Para entonces, Skydweller pretende haber alcanzado una producción constante de 18 drones alimentados por energía solar al año, un estándar productivo que la compañía espera alcanzar en un periodo de cuatro años. En el mes de julio, el equipo ingeniero que ha desarrollado la tecnología que permitirá la construcción de estos drones se desplazará a Ciudad Real para fijar su residencia y su lugar de trabajo en la zona. «No se trata de un proyecto logístico, sino de radicar aquí todo el proceso de fabricación», subrayó Navarro.
La «alta tecnología» que implica la construcción de este tipo de sistemas no tripulados hará que el empleo se dirija a la alta cualificación para lo cual Skydweller pretende participar en el Plan de Retorno del Talento puesto en marcha por el Gobierno regional. «La llegada de este proyecto puede suponer la vuelta de ingenieros y jóvenes muy cualificados que han tenido que marcharse a otros países para trabajar ante la falta de perspectivas, y eso puede ser muy importante para la región», indicó Enrique Moreno, que reconoció que desde un primer momento la Junta de Comunidades «ha sido muy proactiva para tratar de anclar el proyecto a la región a pesar de que no contábamos con socios en Castilla-La Mancha». Los contactos entre Ciudad Real International Airport (CRIA), el Gobierno regional y la empresa han sido «constantes y muy productivos», y el interés del Ejecutivo autonómico por retener aquí la factoría que propone Skydweller ha sido «determinante» a la hora de seleccionar la ubicación final del proyecto. «Muchos de nuestros inversores apenas conocían nada de la región cuando se propuso como una posible ubicación, pero estamos seguros de que reúne las condiciones idóneas para ello», explicó el asesor ejecutivo de la firma, que destacó en este sentido las características «ambientes y de clima de Ciudad Real, ya que el sol es determinante para nuestro proyecto».
Ahora, Skydweller ya cuenta con dos socios para su iniciativa empresarial. Uno, el Gobierno regional, después de la aprobación de una ayuda de 1,5 millones de euros para el proyecto; otro, CRIA, que en base a una estrategia propia contempla colaborar como socio o accionista en las iniciativas empresariales que quieran radicarse en la instalación que adquirió recientemente. A esa colaboración quieren sumar en un breve espacio de tiempo a la Universidad de Castilla-La Mancha, «porque tiene que ser un recurso fundamental para un proyecto que tiene un componente importante de innovación y de alta tecnología». De hecho, la intención de Skydweller es presentar el proyecto en la provincia en las dependencias de la Universidad, aunque la puesta de largo será en el mes de junio (del 17 al 23) en la International París Air Show, la feria de la aeronáutica de la capital francesa.
empresa tractora. La llegada de Skydweller al aeropuerto de Ciudad Real puede significar, en palabras de su asesor ejecutivo, la implantación de más firmas relacionadas con su proyecto y que pueden colaborar en diferente medida en el desarrollo y fabricación de estos aparatos, como los proveedores de células solares y motores, actuando así como empresa tractora a la hora de atraer empresas relacionadas con esta tecnología. Una de las empresas asociadas ya a esta iniciativa es Arnova, según detalló Enrique Navarro, «que va a trabajar todo el tema de materiales compuestos».
Navarro aseguró que la producción de estos drones puede cumplir una doble vertiente. Por un lado, su venta; y por otro la prestación de servicios. «Puede realizar labores de observación a un coste mucho menor que un satélite para tareas como la prevención de incendios, e incluso con tres de ellos se podría conectar por 4G toda la región».
«Hemos aprobado una ayuda importante que va a generar puestos de trabajo para un sector de vanguardia», dijo Emiliano García-Page ayer, para un proyecto que «se podría hacer en Connecticut o París, pero se hará en Ciudad Real». 
 


Las más vistas