Los estancos provinciales anotan subidas en las ventas

R. Ch./E.Press
-
Los estancos provincialesanotan subidas en las ventas - Foto: RUEDA VILLAVERDE

Los médicos alertaron de cierta «relajación» en las normas antitabaco y piden que se fije un precio mínimo para las cajetillas, y el 20% de españoles creen que no es malo para la salud

Los ciudadrealeños que fuman gastan más este año en comprar tabaco de lo que gastaban hace un año. Así lo explica el Ministerio de Hacienda, que hace cuentas del gasto y de los cigarrillos, cigarros y tabaco de liar y de pipa que gastan los españoles cada mes. Y hasta abril, en Ciudad Real, el desembolso llega hasta los 39,9 millones de euros, algo más de un millón de euros más que en el primer cuatrimestre de 2018.
Se trata de una tendencia general: apenas hay seis provincias de todo el mapa en las que desciende el dinero gastado por los fumadores en comprar tabaco. Los médicos denunciaban hace apenas unos días una cierta «relajación» en las normas del tabaco y avisaban: el 20% de españoles cree que no es malo para la salud. En su documento, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, la semFYC resumía las medidas que sería necesario implementar para atajar las tasas de tabaquismo. Entre todas ellas, destaca la petición de fijar un precio «mínimo» de 10 euros por cajetilla de tabaco, como en Francia. «No puede ser que todos los países de nuestro entorno vengan aquí a comprar tabaco. No podemos ser el estanco de Europa», lamentaban los médicos sobre el «bajo precio» que supone fumar para los ciudadanos españoles. En el estudio de semFYC, hasta el 69,7 por ciento de los españoles está de acuerdo en aumentar el precio del tabaco y sus impuestos. Algo que el propio mercado se va encargando también de ajustar, aunque muy poco a poco este 2019. En lo que va de año, el IPC marca un incremento del precio del tabaco  de apenas una décima y en comparación con 2018, el primer cuatrimestre marca una leve subida de precios del 0,2 por ciento. En comparación, en los mismos meses, los servicios de alojamiento han aumentado su valor en casi un doce por ciento.
El documento de los médicos también incide en la tendencia que ya se apuntaba el año pasado en relación al ligero aumento del consumo de tabaco. Por edades, la persona fumadora tiene entre 20 y 39 años (un 24% de las personas que están en la veintena son fumadoras y un 23,4% de las que tienen entre 30 y 39 años también declaran tener este hábito). En la Unidad de Tabaquismo del Hospital General Universitario de Ciudad Real también anotan un incremento en su trabajo, con 250 pacientes durante el pasado año y donde destacan la juventud de los nuevos pacientes que acuden a las consultas. «La edad media hasta ahora eran personas de 60 años y ahora vemos muchas personas de 40 o 50, e, incluso gente más joven», indicó a La Tribuna de Ciudad Real la neumóloga Patricia Mata, encargada de la Unidad de Deshabituación Tabáquica del hospital.
Crecen los euros dedicados a comprar más tabaco, sobre todo, más cigarrillos. De cada euro que los ciudadrealeños gastan en un estanco, 88 céntimos van a comprar cigarrillos, de los que se han despachado algo más de 7,8 millones de unidades, frente a los 7,4 millones de cigarros mientras que el papel de liar y de pipa apenas suman 20.000 unidades.
Lo que no explican las cifras de Hacienda son los calificados como nuevos dispositivos de consumo de tabaco. Así, lo se refiere a la comparativa entre tipos de tabaco consumido, cerca del 70 por ciento de los fumadores o exfumadores preferían el consumo del tabaco convencional, siendo más frecuente entre los fumadores actuales (77% frente 64%). Sin embargo, los nuevos dispositivos de consumo de tabaco cada vez son más populares: el 91,7 por ciento de los participantes reconoce haber oído hablar de otros dispositivos de consumo de tabaco, sobre todo el cigarrillo electrónico (90,6%).