La pelea por el espacio televisivo enturbia la paz

Pilar Muñoz
-
La pelea por el espacio televisivo enturbia la paz - Foto: Tomás Fernández de Moya

Encaran la recta final de un proceso «tranquilo», «muy laborioso» al coincidir tres sufragios y con una «concienciación» de todo el mundo para que sea un proceso «lo más limpio posible»

El reparto de espacios electorales entre las formaciones políticas en las radios y televisiones locales de varios municipios de la provincia de Ciudad Real es lo único que está alterando la normalidad en el día a día de la Junta Electoral Provincial.
 A la vista del movimiento y las dudas resueltas por los integrantes de la Junta Electoral Provincial, la participación en la triple cita electoral del domingo se prevé «similar a la de las elecciones generales del 28 de abril».
El engranaje electoral encara la recta final de un proceso «tranquilo», de momento, «muy laborioso» porque han coincidido tres comicios y con una «concienciación» por parte de todo el mundo para que sea un proceso «lo más limpio posible». Aun así, algunos municipios de la provincia se han revelado un poco más conflictivos que otros, apuntan a La Tribuna desde la Junta Electoral Provincial.
La comarca de Daimiel es la que más «guerra» está dando sobre todo en cuanto a los tiempos en la televisión y radio municipal.
«Es donde más reclamaciones ha habido», indica Vicente Pozuelo, trabajador de la Junta Electoral Provincial, quien explica a este diario que las reclamaciones por los minutos en las radios y televisiones municipales dedicados a los partidos que concurren a las elecciones evidencian que sigue siendo un problema endémico porque las corporaciones «no entienden» el artículo 66 de la Loreg (Ley Orgánica del Régimen Electoral General), que regula la participación de todas las formaciones políticas que concurren a los comicios. «No entienden que todos aquellos que han participado tengan o no tengan representación tienen el mismo derecho a expresar su opinión en los medios de comunicación públicos», señala Vicente Pozuelo, que lleva décadas encargándose de los procesos electorales.
A este respecto, explica que la Junta Electoral se limita a resolver las reclamaciones y recursos que los partidos que concurren a los comicios interponen contra las decisiones de los órganos de administración de los medios de comunicación respecto a la cobertura de la campaña electoral en dichos medios de titularidad pública recogida en el artículo 66 de la Loreg. A este respecto, indica que en la comarca de Daimiel es donde más reclamaciones ha habido.
También, aunque en menor medida, ha habido problemas en la televisión de Manzanares con la agrupación Asamblea Ciudadana de Manzanares por un error al no considerarlo como una coalición anterior y que se subsanó.
El PP de la capital igualmente presentó una reclamación al considerar que en la televisión municipal tenía que haber intervenido en último lugar, cerrar el espacio televisivo en lugar de la candidata del PSOE al Alcaldía, Pilar Zamora, que se presenta a la reelección, ya que esgrimen que obtuvieron más votos en las anteriores elecciones, aunque luego no pudieran gobernar por los pactos.
una mesa más. Por otro lado, los ciudadanos siguen haciendo preguntas sobre todo en cuanto al cambio de colegios electorales. «Preguntan si siguen siendo los mismos colegios de las elecciones generales o se ha modificado otra vez», indica Vicente Pozuelo, quien añade que los ciudadanos quieren tener la certeza de dónde tienen que ir a votar. A este respecto, dice que no ha habido cambio alguno, aunque sí ha aumentado el número de mesas, «una más». Para las elecciones del 26-M hay 706 en la provincia (en las generales 705). En Ciudad Real capital son cien mesas para ejercer el derecho al voto.
La Junta Electoral Provincial vela por la «limpieza» y la «transparencia» del proceso de las elecciones en el ámbito de la provincia, con una validez que se prolonga hasta pasados cien días desde que los ciudadanos acuden a depositar su voto.