Regular las ayudas del banco de alimento con una ordenanza

Ana Pobes
-

El objetivo del Ayuntamiento de Torrenueva es paliar el riesgo de exclusión social de los vecinos del municipio, donde a día de hoy hay unas 15 familias con necesidades frente a las 40 de 2015

Regular las ayudas del banco de alimento con una ordenanza - Foto: Pablo Lorente

El Ayuntamiento de Torrenueva ha creado una ordenanza para regular las ayudas del banco municipal de alimentos para «aprovechar aún más los alimentos y paliar el riesgo de exclusión social de los vecinos del municipio», donde, a día de hoy, hay 15 familias que carecen de recursos económicos para afrontar las necesidades básicas sin tener que necesitar ayudas puntuales y excepcionales. Una cifra «muy inferior» a la de hace cuatro años, cuando había una treintena de familias en ese listado. Así lo explica el alcalde de la localidad, León Fernández, que en declaraciones a La Tribuna recuerda que la normativa que regula ese ‘banco bueno’ se aprobó de manera definitiva en sesión plenaria. El regidor insistió que el objetivo de modificar la normativa es «para que los alimentos lleguen a mayor número de personas».
La concesión de ayudas se regirá por la presente ordenanza y la creación del banco de alimentos no supondrá un impacto económico en los presupuestos municipales, ya que «se nutrirá de las aportaciones y donaciones voluntarias que se realicen por parte de las asociaciones». La entrega efectiva de las ayudas se supeditará a la existencia de alimentos adecuados y suficientes, y solo se podrá presentar una solicitud por unidad familiar. En caso contrario, se anularán las dos.  
La concejala de Bienestar Social, Eva Muñoz, argumenta que la nueva ordenanza viene a sustituir a la anterior, que «por diferentes motivos quedó obsoleta y había varios aspectos que había que modificar según los Servicios  Sociales». «Si se compara las dos ordenanzas, existen pocas variaciones, pero alguna hay», puntualiza. Es el caso, por ejemplo, de la baremación de los aspectos económicos de cara a que «lleguen a mucho más personas».
El Consistorio de Torrenueva aporta los locales necesarios para la guarda y custodia de los alimentos en las condiciones higiénicas sanitarias más adecuadas y de acuerdo a sus disponibilidades. Alimentos, explica la edil del área, que llegan por dos vías. Una, a través del banco de alimentos europeos, y otra, mediante el provincia. Aunque también hay que tener en cuenta los alimentos y productos que aportan las diferentes asociaciones locales. Una «buena labor»,  comenta Muñoz que ha hecho posible descender el número de personas necesitadas, aunque «por desgracia todavía hay familias con necesidades». Fiel reflejo de ello, apunta, es que en 2015 había en torno a 40 familias, y cuatro años más tarde hay 15.
Pero a pesar de este descenso, el Ayuntamiento sigue trabajando en ayudar a sus  vecinos, pues «se solicita siempre que hay una familia que lo necesite». «Es algo necesario», insiste la responsable del área de Bienestar Social. Y en esta lucha no están solos, ya que cuentan también con la aportación económica de administraciones como la Diputación de Ciudad Real y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha como son los cheques o las ayudas para afrontar el pago del alquiler o las facturas. A nivel municipal, declara Muñoz, también existen otras aportaciones en beneficio de los vecinos como es el «descuentos del 30 por ciento del IBI para familias numerosas» o la eliminación de algún impuesto como, por ejemplo, el de los vados. Y todo eso, apunta, suma y repercute en el bolsillo de los ciudadanos.