scorecardresearch

El consumo de vino empieza a salir de la crisis

M. Espadas
-

Según el último informe del OEMV, el aumento de la venta por Alimentación compensa la caída en Hostelería, hasta un crecimiento global del 5 por ciento

El consumo de vino empieza a salir de la crisis - Foto: Rueda Villaverde

Tras un complicado 2020 para el sector a causa de la pandemia, el consumo de vino en España se está reactivando de manera paulatina, con «claros signos de recuperación en 2021», según concluye la Organización Interprofesional del Vino en España (OIVE) en base a los datos del último informe elaborado por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), referente al primer semestre del año y basado en el análisis de la información extraída del Infovi (sistema de información de mercados del sector vitivinícola). En concreto, durante el mes de junio este consumo describió un incremento del 5% con respecto al mismo mes del año pasado, creciendo por cuarto mes consecutivo después de tocar suelo con un mínimo histórico en febrero. Un incremento a destacar, ya que la comparativa interanual se realiza con un mes, junio de 2020, que no fue malo, similar al de 2019, ya que coincidió con el inicio de la desescalada tras la etapa de confinamiento. En total se consumieron 9,4 millones de hectolitros en España.

Por canales, sigue aumentando, aunque de un modo más tenue (5,3%), la venta por Alimentación, que acapara el 47% de todo el consumo de vino, con 4,4 millones de hectolitros. Este canal experimentó un excepcional aumento a raíz del estado de alarma, en todo caso insuficiente para compensar la fortísima pérdida sufrida en Hostelería, que tuvo que hacer frente a importantes restricciones y cierres parciales e incluso totales de los establecimientos. Eso sí, según los datos de este informe del OEMV, las ventas por Hostelería frenan su caída (-7,2%, cuando llegó a ser del -37,2%), aunque apenas llega a 1,4 millones de hectolitros. A estos dos canales se suma el denominado ‘tercer canal’ (vinotecas, clubes, venta directa de bodegas, online y autoconsumo), que crece un 2% hasta cubrir el 37,4% del mercado.

Por categorías, el consumo en España sigue liderado de forma clara por el vino con denominación de origen (DO), sobre todo en términos de valor, al ser un producto de mayor precio medio y cuya demanda ha crecido en los últimos meses de forma notable, lo que indica la preferencia del consumidor español por los vinos en los que se indica su procedencia. Durante los primeros seis meses del año, el vino DO supuso un 55% de las ventas y el 72% en importancia en valor.

Rafael del Rey, presidente del Observatorio Español del Mercado del Vino, se muestra «optimista» y apuesta porque esta «recuperación lenta» del consumo se extenderá durante los meses que quedan de año, aunque estima que no se llegará hasta los niveles de prepandemia hasta finales de 2022, «cuando superaremos los 10 millones de hectolitros».

Del Rey, que pone en valor la apuesta del consumidor por los vinos DO, sí expresa su preocupación por un hecho que ha lastrado mucho el consumo de vino en España, el descenso radical del turismo extranjero, que «es un buen consumidor de vino».

Castilla-La Mancha, con 24 millones de hectolitros, supone el 58% de la producción total de vino en España y es considerada como ‘el gran viñedo del mundo’.