«El fin de semana estaré listo seguro»

Manuel Espadas
-

Carlos Morales confía en defender la portería del Villarrubia el domingo en Granada pese a recibir 16 puntos de sutura en la cara tras el choque con el Recreativo de Huelva

Carlos Morales es atendido tras golpearse con un poste en el partido contra el Recreativo. - Foto: Rueda Villaverde

El Villarrubia preparará desde hoy su próximo compromiso en el campo del Recreativo Granada (domingo, 12 horas), un rival directo en la lucha por la salvación. La gran preocupación del entrenador del equipo manchego se centra en la portería después de que Carlos Morales sufriera un fuerte golpe en la cara durante el partido contra el Recreativo de Huelva, por lo que hubo que aplicarle hasta 16 puntos de sutura. Un problema añadido a la ausencia de Samu Diarra, que está disputando con Mali la Copa de África sub 23 y que es probable que no regrese a tiempo para la cita en Granada, lo que supondría que el joven toledano Carlos Avendaño, que debutaba en competición oficial contra el ‘Recre’, se quedaría solo en esta demarcación.
Sin embargo, el propio Carlos Morales ha querido tranquilizar, tanto a su técnico como a sus aficionados, asegurando que estará recuperado a tiempo para el domingo, pese a la aparatosa brecha sufrida sobre su ceja derecha, que le imposibilitó seguir sobre el césped: «El fin de semana estaré listo seguro».
hoy, a entrenar. El portero villarrubiero era trasladado por miembros del club la misma noche del sábado al hospital Quirón de Ciudad Real, donde se le cosía la herida y se descartaban problemas más graves. Morales está yendo todos los días a curación y hasta el sábado, como muy pronto, no se le retirarían los puntos. Sin embargo, afirma que no tendría ningún problema para jugar incluso con puntos en la frente, debidamente protegido.
«El martes empezaré a hacer trabajo físico y ya iremos viendo cómo evoluciono y en qué ejercicios me voy metiendo con el grupo. Físicamente estoy bien, pero hay que tener cuidado a nivel de precaución para evitar golpes en esa zona», explicaba el villarrubiero Carlos Morales, que reconocía que el sábado se dio «un buen susto».