Urbanismo repetirá el estudio tomográfico en Cervantes antes de abordar su estabilidad

Manuela Lillo
-

El edil quiere analizar la evolución que ha seguido esta plaza en casi un año y medio y aboga por que lo haga la misma empresa que el anterior para que «no haya interferencias» y en otoño

Plaza Cervantes de Ciudad Real - Foto: /Fotos Rueda Villaverde

El área de Urbanismo del Ayuntamiento de Ciudad Real tiene previsto repetir el estudio topográfico que se realizó en la plaza de Cervantes en febrero de 2014 con el fin de analizar la evolución que ha seguido el subsuelo de esta céntrica zona de la capital antes de tomar medidas. Así lo dio a conocer a este diario el concejal de Urbanismo, Alberto Lillo, quien detalló que el nuevo estudio se podría llevar a cabo «en otoño» y que sería «la base del proyecto» a ejecutar en esta plaza.  
«Lo primero que voy a tratar de hacer es volver a repetir los estudios que se hicieron en su día para estudiar la evolución desde el anterior hasta ahora», dijo Lillo, tras recordar que el primer análisis determinó la existencia de «un nivel freático relativamente alto, de aproximadamente unos tres metros, mucho material de derribo y limos, lodos, terrenos fangosos que son muy inestables». Por esta razón, ese documento aconsejaba la realización de inyecciones de cemento en la zona.
Ahora lo que se pretende es saber si esa situación «ha ido a más, a menos o está más o menos estabilizado». Una vez que conozca el estado real que presenta, se abordará lo más inmediato: «Estabilizar la plaza». En este sentido, el concejal informó que esta misma semana trasladó a Aquona su voluntad de que fuera la encargada de repetir el estudio, puesto que fue la empresa que llevó a cabo el primero. «Quisiera hacerlo con la misma empresa y metodología para que haya pocas interferencias y un criterio similar y veamos realmente cómo está», añadió el responsable municipal de Urbanismo, que apostó por llevar a cabo la reforma de la plaza en distintas fases y señaló la necesidad de «buscar la financiación» para hacerla realidad.  
La primera de las medidas a adoptar sería la de dar «estabilidad» a una zona en la que se ve a simple vista que «el subsuelo está hundido en muchos sitios», dijo Lillo, abriendo la puerta a que se promuevan otro tipo de actuaciones que mejoren la plaza, aunque recalcó su compromiso personal y el de la alcaldesa, Pilar Zamora, de informar a todos los colectivos implicados, al mismo tiempo que recordó la presencia de todos los grupos políticos en la Junta de Gobierno Local y en el resto de órganos del Ayuntamiento.

colaboración y consenso. «En el momento en el que sepamos cómo está, antes de empezar a tomar decisiones, será consultado todo el mundo», dijo a este diario el concejal delegado de Urbanismo. Así, habló de la posibilidad de reordenar la plaza, tal y como se ha planteado ya en alguna ocasión por el anterior equipo de Gobierno, de semipeatonalizar la calle Alfonso X 'El Sabio' u otras acciones que considera «más fáciles» y para las que buscará consenso antes de impulsar cualquier actuación. «Es una obra que hay que tomársela en serio y con calma», dijo Lillo en referencia a esta céntrica plaza de la capital, de la que se viene hablando desde el verano a 2013 tras el derribo de un edificio. Asimismo, en los últimos años se ha apuntado al deterioro que presenta esta zona a la que todavía no se le ha dado solución.