La hora de la verdad

Agencias
-

Sánchez apura el tiempo de negociación para prorrogar su mandato con la única combinación que parece posible: el 'sí' de Unidas Podemos, ERC y PRC, y la abstención de PNV y EH Bildu

La hora de la verdad - Foto: Eduardo Parra

Y llegó el momento de la verdad. A las 14,25 horas comenzará una votación que puede ser histórica, ya que como recordó el pasado martes Pedro Sánchez, puede ser el primer candidato de una investidura que no la pasa dos veces. La tercera jornada del debate que vivirá hoy el Congreso tiene un formato distinto al del primer y segundo días, ya que no habrá un intercambio de declaraciones entre la persona que opta a La Moncloa y el resto de líderes políticos, y todas las intervenciones previas a la votación definitiva están tasadas en tiempos muy breves.
A las 13,30 horas, el socialista tomará la palabra en la tribuna de oradores. Tendrá 10 minutos para resumir su plan de gobernabilidad. Le sucederán los jefes del PP, Pablo Casado; Cs, Albert Rivera; Unidas Podemos, Pablo Iglesias; Vox, Santiago Abascal; ERC, Gabriel Rufián; y PNV, Aitor Esteban. Dispondrá cada uno de cinco minutos, más que los representantes de los partidos que forman el Grupo Mixto: JxCat, Bildu, CC, Navarra Suma, Compromís y PRC.
Como la primera votación del pasado martes acabó a las 14,25 horas, ésta será la hora a partir de la que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, llamará a los diputados para que voten.
El procedimiento para la emisión de los votos no cambia: un secretario de la Mesa del Congreso extrae una bola de un saco que se corresponde con los nombres y apellidos de un diputado. Él será el primero en ser llamado por la Mesa para levantarse de su escaño y decir sí, no o abstención. La dirigente morada Irene Montero, que no puede acudir por estar a punto de dar a luz, emitirá su sufragio de forma telemática. 
Cuando haya votado todo el Hemiciclo, llegará el turno de los ministros en funciones, así como del presidente, y acto seguido, de los integrantes de la Mesa. Batet es la última en pronunciar su voto.
A diferencia de lo que pasó el martes, ya no es necesaria la mayoría absoluta. Solo bastan más síes que noes, la mayoría simple.
Para que el secretario general socialista salga victorioso, debe añadir a los 123 votos de su partido y uno del PRC, los 42 de Unidas Podemos y esperar varias opciones, una de ellas factible a tenor de las posición que ha dejado entrever el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, que ayer dijo que facilitará el desbloqueo si hay fumata morada. Sus 15 asientos son clave. Esta hipótesis permitiría que Sánchez lidere un nuevo Ejecutivo incluso con PNV y EH Bildu persistiendo en la abstención. Los jeltzales tienen seis escaños y los abertzales cuatro. 
Esa parece la única forma posible, dado que el resto de formaciones han prometido su no
Así, si el madrileño logra su objetivo, será investido presidente, manteniéndose en el poder tras la moción de censura de 2018. En caso contrario, hasta el 23 de septiembre podrá haber otra investidura con él de nuevo u otro candidato. Si no se produce o fracasa, habrá elecciones el 10 de noviembre.