82.000 euros para mantener los contratos de bibliotecarios

A. Criado
-
82.000 euros para mantener los contratos de bibliotecarios

Un total de 35 municipios de la provincia se benefician de las ayudas convocadas por la Junta de Comunidades, que contaban con una partida de 600.000 euros para toda la región

El Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Viceconsejería de Cultura, aprobó el pasado año una convocatoria de ayudas dotada con 600.000 euros para el mantenimiento de los contratos de bibliotecarios municipales de la comunidad autónoma, una línea de subvenciones que no se convocaba desde 2012 y que el Ejecutivo de Emiliano García-Page recuperó en 2016.
Con estas ayudas, la Junta de Comunidades atenderá a cerca de 230 entidades locales, que representan más de la mitad de las bibliotecas públicas de toda la región, que cuentan con más de 600.000 usuarios registrados y en las que han nacido numerosos grupos de animación a la lectura. En lo que a la provincia de Ciudad Real se refiere, 35 ayuntamientos han resultado beneficiarios de estas subvenciones.
Un total de 82.000 euros en ayudas que se repartirán Agudo, Alcázar, Alcubillas, Aldea del Rey, Almadén, Arenales, Argamasilla de Alba, Cabezarrubias del Puerto, Calzada de Calatrava, Carrizosa, Chillón, Cózar, Fuencaliente, Granátula, Herencia, Horcajo de los Montes, Llanos del Caudillo, Luciana, Manzanares, Membrilla, Montiel, Piedrabuena, Poblete, Pozuelo, Puebla de Don Rodrigo, Retuerta del Bullaque, Saceruela, Santa Cruz de Mudela, Socuéllamos, Torralba, Valenzuela, Villamanrique, Villamayor, Villanueva de los Infantes y Villarrubia de los Ojos.
El programa de contratación de bibliotecarios por entidades locales ha permitido desde 1994 la creación de más de 800 puestos de trabajo que han sido factor esencial en la permanencia y mejora de las bibliotecas.
La fórmula es un programa de ayudas que ha ido evolucionando conforme a las necesidades de las bibliotecas a lo largo de los años. Así, el programa ha permitido a los municipios de la región disponer de financiación para crear puestos de trabajo, mejorarlos tanto en la amplitud de su jornada laboral como en su categoría profesional. Desde 2009, la Administración regional pretendió cerrar el círculo   ofreciendo una financiación a los municipios para el mantenimiento de los puestos de trabajo creados y consolidados en sus bibliotecas públicas municipales.