Se prevé una siembra del melón similar a la de 2018

A. Criado
-
Se prevé una siembra del melón similar a la de 2018 - Foto: /Fotos: Rueda Villaverde

Jiménez insiste en la necesidad de abrir vías de negocio fuera de nuestras fronteras para evitar situaciones de «atasco» en el mercado como las vividas el año pasado

La primera fase de siembra del melón, la que los agricultores llevan a cabo con mantas térmicas, ya está en marcha en la región. Da comienzo así la campaña de un cultivo que ha ido perdiendo peso en la región en los últimos años en cuanto a superficie, pero que la pasada campaña incrementó su producción (40.430 kilos por hectárea) gracias a unas condiciones meteorológicas muy favorables. Así lo subraya a La Tribuna el presidente de la Interprofesional del Melón y la Sandía de Castilla-La Mancha, Cristóbal Jiménez, que estima una producción «similar» a la de 2018, «con algo menos de melón y un poco más de sandía».
El último Avance de Superficies y Producciones de Cultivos del Ministerio de Agricultura recoge que la superficie de melón y sandía plantada en Castilla-La Mancha en 2018 disminuyó considerablemente, mientras que aumentaron las producciones de ambos productos. A la espera de conocer los datos oficiales de 2019, Jiménez avanza que la superficie plantada será  muy parecida a la del pasado ejercicio en la región:  6.036 hectáreas de melón (4.935 en Ciudad Real) y 2.601 hectáreas de sandía (2.250 en esta provincia). E incluso un poco menor, apostilla, debido a la proliferación de otros cultivos como la cebolla y, especialmente, el almendro. «Al final, el agua disponible es la misma y si un cultivo aumenta es en detrimento de otro», afirma.
A pesar de esta disminución de superficie, las producciones aumentaron, alcanzado una producción regional (oficial) de 244.039 toneladas en 2018, de las que casi 200.000 se cultivaron en explotaciones agrícolas de Ciudad Real. En cuanto a la sandía, la cosecha regional alcanzó las 186.929 toneladas y 168.750 se recogieron en esta provincia. Hay que recordar que el 80% de la producción del melón y la sandía está en el entorno de Manzanares, Membrilla, Cinco Casas, Villarta de San Juan y Tomelloso, encima del Acuífero 23.
Jiménez recuerda que la siembra del melón se realiza en tres fases, siendo la primera la actual de manta térmica, que representa «entre el 12 y el 15 por ciento del total». El grueso de esta fruta se planta entre el 15-20 de mayo y 15-20 de junio, y luego queda otro pequeño porcentaje de melones tardíos, que permite a La Mancha ser el único ‘mercado’ de Europa desde el 1 de agosto hasta mediados de octubre, «un hecho que tenemos que saber aprovechar».
Para evitar situaciones de atasco o colapso en el mercado como las vividas el pasado año, que desinflaron los precios «muy por debajo de los costes de producción», el presidente de la Interprofesional insiste en la necesidad de abrir vías de negocio fuera de nuestras fronteras, como ya ocurre con la exportación de la sandía, que representa alrededor del 45% del total de la producción. Eso sí, «un verano frío y lluvioso en Europa es catastrófico para este producto».
«Todo esto se arregla con dinero para la exportación, la promoción y campañas de estímulo al consumo, con una herramienta legal, la extensión de norma, para poder acceder a las ayudas que convoca Bruselas», explica Cristóbal Jiménez, que hace hincapié en que «se siguen dando pasos» para lograr este objetivo que nació de la mano de la Interprofesional, «pero no se concretan». Pide, en este sentido, el apoyo de la Consejería de Agricultura, y también para llevar a cabo un mayor control de las etiquetas. «No puede ser que a principios de julio haya ya melón de La Mancha en Murcia, cuando la primera corta se hizo el 26 de ese mes en Argamasilla», sentencia.