Alta velocidad y cultura, prioridades para el alcalde Nieva

M. Sierra
-

El socialista que fue ovacionado por los asistentes al Gran Teatro, donde se produjo la constitución del ayuntamiento de Manzanares, ha repasado en su discurso los logros del pasado y puesto sobre la mesa un futuro en el que cabe la alta velocidad

Sin sorpresas, Nieva revalida su cargo como alcalde

No hubo sorpresas y sí vítores, ya que el aforo del Gran Teatro se puso en pie para celebrar la investidura del socialista Julián Nieva, que pudo sentirse arropado por el aplauso de un público que no dudó en hacer cola a las puertas del teatro, casi una hora antes de que el pleno de investidura comenzara. En este escenario, prueba de la apuesta de este pueblo por la cultura, como diría después su alcalde, el socialista volvía a salir elegido responsable de la ciudad, con los 11 votos a favor de los ediles del PSOE, la abstención de Ucin, que ya fue aliado de Nieva en la anterior legislatura, y los cinco votos en contra del PP, como estaba previsto desde que las urnas del día 26 de mayo confirmaran que en esta ocasión que el apoyo al PSOE era mayoritario. 
Nieva, que recibió el bastón de mando de manos de Jerónimo Romero, como representante mayor de la mesa de edad que se constituyó para la votación de alcalde, prometió el cargo ante la constitución y con él su compromiso a trabajar para conseguir «desde mañana mismo» que Manzanares siga creciendo. Así lo apuntó el socialista en el discurso que hizo ya como alcalde. Una intervención que le sirvió para repasar los proyectos llevados a cabo en la legislatura ya terminada y adelantar lo que será la hoja de ruta del nuevo equipo de Gobierno de Manzanares compuesto en esta ocasión por tres agrupaciones políticas, y no por cinco como en la anterior legislatura, como recordó Nieva, quien hizo esta apreciación recordando que «así lo ha querido el pueblo de Manzanares que prefirió entonces, en 2015, que gobernáramos en minoría, y que ha querido ahora que lo hagamos en mayoría y sin pactos». 
«Ser alcalde de Manzanares es un honor cargado de responsabilidad y de compromiso», dijo, para después reiterar que él y su equipo han sido elegidos «para cumplir los compromisos adquiridos» no sólo con sus votantes, 5.140 que dijeron sí al PSOE en las urnas, sino también con aquellos que optaron por votar a otras agrupaciones «porque para todos vamos a trabajar». Un ‘todos’ con el que Nieva se dirigió, como explicó en su discurso, a los manzanareños y a sus colectivos, a los que dio las gracias y a los que pidió que «no duden en pararnos por la calle, en llamarnos por nuestro nombre para darnos a conocer qué necesitan, qué falta, porque cuando nos decís qué hace falta, también estáis haciendo pueblo»; pero también a la oposición, a la que tendió la mano para gobernar, dijo, desde la «cooperación».

Sin sorpresas, Nieva revalida su cargo como alcalde
Sin sorpresas, Nieva revalida su cargo como alcalde - Foto:
Del Manzanares cultural al industrial, Nieva hizo un amplio repaso a lo hecho y dio varias pinceladas de lo que está por hacer. Entre las muchas propuesta de las que habló, el nuevo regidor lo hizo de la apuesta de este consistorio por la cultura, «a la que seguiremos destinando 1.000 euros diarios porque entendemos que es lo mejor para la ciudad y porque si por algo somos diferentes es por eso», haciendo especial hincapié en Manzanares como destino turístico cultural. Una parada necesaria que cuenta en la actualidad con cuatro museos, «que recibieron 26.000 visitas», y que «podrían convertirse en un futuro próximo en seis museos». 
A nivel empresarial, Nieva habló de una veintena de proyectos que ya están sobre la mesa, entre ellos, la puesta en marcha una feria para vehículos pesados «este año», teniendo en cuenta el amplio sector que ya agrupa la población, para seguir así luchando contra unas cifras de desempleo que todavía existen aunque han bajado. «Llegamos al Ayuntamiento con 2.100 parados y hoy ya estamos con 1.400 desempleados», afirmó. Una realidad en la que también se trabaja con los empresarios y desde el polígono, destacando entre otros proyectos nuevos como las plantas fotovoltaicas, «las que se están construyendo» y las que aseguró que están por venir. 
El futuro de Manzanares también se escribe con ‘A’ alta velocidad. Un sueño para el que ya existe compromiso y presupuesto, dijo, por parte del Gobierno de Pedro Sánchez, según lo expuesto sobre el escenario del Gran Teatro por Nieva. «Hablamos de 50 millones de euros para este año y 130 más en el conjunto de tres años para ultimarlo, que convertiría a Manzanares en parada de la línea que uniría Jaén-Madrid», expuso. Obras nuevas que no pueden dejar a un lado obras viejas como la reforma integral del instituto Sotomayor, o la restauración del pórtico de la iglesia de la Asunción, que ya se han planteado como proyectos para este nuevo mandato. Y todo ello, como expuso el regidor municipal, sin perder de vista «a los colectivos, a las mujeres, a los inmigrantes, y a nuestros mayores». 
En calidad de portavoz de la oposición habló la popular Rebeca Sánchez Maroto, que tras jurar su cargo, aceptaba el reto de volver a trabajar desde la oposición «por construir un Manzanares mejor». De lo que será su proyecto desde el lado opuesto al equipo de Gobierno, la edil destacó que el trabajo de su equipo será el de «reclamar el diálogo con los vecinos». Y en este sentido, mostró su firme compromiso a «colaborar» con Nieva y su equipo, siempre que pidan su apoyo «para propuestas beneficiosas para la ciudad, ya que hay que poner el bien común de los vecinos por encima de las ideologías, ya que para nosotros, Manzanares es lo primero». 
El primero en intervenir tras las votaciones fue el portavoz de Ucin, Jerónimo Romero quien aseguró que había votado en blanco porque «creo que las políticas aplicadas en los últimos cuatro años no han sido determinantes para el crecimiento de la ciudad que se ha estancado», aunque prefirió no votar en contra «porque al final la gente ha dejado claro con su voto quien quiere que sea su alcalde». Por eso en su discurso, que arrancó con un salmo bíblico de San Marcos, aseguró que su papel desde la oposición será de «fiscalización y control de la corporación» a fin de exigir «una correcta gestión de nuestro municipio». 
Por último, y antes de la intervención de Julián Nieva habló, Beatriz Labián en nombre del Grupo Municipal Socialista, quien destacó que se seguirá en la misma línea de la pasada legislatura. Esto es, apostando por un «gobierno abierto al diálogo» y respetuoso con la oposición «porque todos debemos trabajar por el crecimiento de Manzanares». Un crecimiento necesario por el que hay que luchar, dijo, aunque en el camino «nos encontremos malos momentos», en referencia al brote de legionela «que nos hizo pasar la más triste Navidad de nuestra vida», a sabiendas de que «aparecerán otras complicaciones que no estarán previstas pero que afrontaremos con la misma fuerza y entereza». 
Con el público puesto en pie, la nueva corporación municipal se hizo la foto de familia con la que daba sus primeros pasos en Manzanares la nueva legislatura que sólo admite un «pacto», en palabras de su alcalde, «el pacto con los vecinos».