scorecardresearch

23 años de cárcel por asesinar a su vecino de Los Rosales

Pilar Muñoz
-

La magistrada presidenta del Tribunal del Jurado impone al procesado casi la máxima pena por asesinato alevoso y con ensañamiento. Francisco Pablo Seco de Herrera no obtendrá la condicional hasta dentro de 17 años y tres meses

23 años de cárcel por asesinar a su vecino de Los Rosales - Foto: Tomás Fernández de Moya

Francisco Pablo Seco de Herrera Arnés, de 36 años, ha sido condenado a 23 años de cárcel por el asesinato alevoso de su vecino de la urbanización de los Rosales de Ciudad Real, según la sentencia dictada por la magistrada presidenta del Tribunal del Jurado, a la que ha tenido acceso La Tribuna.

Isidro Antonio González Gascón, de 58 años, regresaba a su casa acompañado de su mujer a las nueve de la noche del 29 de enero de 2020 después de haber hechos gestiones y compras. Francisco Pablo Seco de Herrera Arnés, de 35 años entonces, ya había planeado acabar con la vida de su vecino de la calle Arrayanes de la urbanización los Rosales de Ciudad Real.  

Según el capítulo de hechos probados de la sentencia, a la que ha tenido acceso La Tribuna, sobre las 20.54 horas "desconectó parcialmente" su sistema de alarma al oír llegar el coche de Isidro Antonio. Salió a la calle a simular que barría la acera. Entre sus ropas ocultaba unas tijeras de cocina.  

El vecino salió de su casa y fue a echar un vistazo al buzón situado en la puerta de entrada sin sospechar que Curro, como se conoce al procesado en la urbanización, estaba al acecho. Se le acercó sigiloso, le dio en el hombro y tuvieron unas palabras. Antonio le reprochó que tuviera la música tan alta y le dijo que él no tuvo nada que ver con una supuesta nota que le habían dejado. Instantes después Curro le clavó las tijeras que llevaba escondidas. Le asestó varias puñaladas, una de ellas seccionó la vena yugular provocando un shock hipovolémico y que se desangrara en poco tiempo. 

La víctima "no pudo apercibirse de las tijeras, se vio sorprendido por los hechos y no tuvo posibilidad de defensa", se indica en la sentencia. 

El procesado "actuó con intención de causarle la muerte y también aumentar deliberadamente el dolor  que le estaba produciendo". 

Acorde con a la gravedad del crimen. La magistrada presidenta Mónica Céspedes indica en su sentencia que los hechos cometidos han de tener un grave reproche penal, por lo que le ha impuesto una pena privativa de libertad de 23 años de prisión.

En la sentencia también se le impone la responsabilidad civil. En el caso de la viuda María Fernanda Colmero la cantidad a indemnizar es de 180.000 euros y de 16.000 en el de la hermana. Contra esta sentencia cabe recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

La familia va a poder ahora descansar, ha asegurado a este diario el letrado Rodrigo García que ha ejercido la acusación particular en representación de la hermana. 

La condicional. Francisco Pablo Seco de Herrera, según los cálculos de este diario, no obtendrá la libertad condicional hasta dentro de 17 años y tres meses. Tampoco podrá disfrutar de permisos penitenciarios hasta dentro de unos años.

 

ARCHIVADO EN: Ciudad Real