La luz de la Esperanza, consuelo del Pilar

Pilar Muñoz
-
La luz de la Esperanza, consuelo del Pilar - Foto: Rueda Villaverde

La Esperanza y Medinaceli despiertan sentimientos que exceden de la fe religiosa, viviéndose el momento más álgido en la plaza Mayor al producirse el encuentro

La  devoción por la Virgen de la Esperanza  se respira y  extiende por  toda la ciudad como ha quedado de manifiesto un año más. El Martes Santo se vive en el barrio del Pilar y se propala por la ciudad, impregnando de pasión y fe todos los rincones con Nuestra Señora de la Esperanza y Medinaceli. Tras el Cristo echó a andar su Madre escoltada por cientos de hermanos, sostenida por su cuadrilla de costaleros, a los acordes de la marcha Macarena interpretada por la Agrupación Musical Santa Cecilia de Calzada de Calatrava.
Medinaceli y la Esperanza despiertan sentimientos que exceden de la fe religiosa, viviéndose el momento más álgido en la plaza Mayor al producirse el encuentro del Hijo con la Madre en medio de miles de fieles y curiosos. A lo largo del recorrido, más de seis horas, Nuestra Señora de la Esperanza fue recibida por cientos de personas.
Es uno de los rostros más bellos y  dulces de la Semana Santa de Ciudad Real, majestuosa en su paso de palio, empezaba su peregrinar  en el barrio del Pilar, tras abrirse las puertas de las cocheras. Un silencio sobrecogedor que se rompió en aplausos nada más salir la venerada imagen y echar a andar tras la interpretación del himno nacional. Mecida por sus costaleros abandonaba el barrio para encontrarse con la ciudad y pasadas las once de la noche con su Hijo en la plaza Mayor protagonizando uno de los momentos más hermosos y sobrecogedores de la Semana Santa de Ciudad Real
La procesión del Martes Santo es de marcado carácter penitencial y de las de mayor recorrido. La Virgen de la Esperanza va portada a costal por 35 costaleros en su magnífico paso de palio adornado con rosas blancas sobre su espectacular manto de terciopelo verde de ocho metros de longitud.
En el techo de palio destacan los bordados en oro de las antiguas bambalinas y la gloria, un lienzo en el que se representa el Espíritu Santo en forma de paloma.
Son muchos los hermanos, cofrades, nazarenos, costaleros, manolas ... que esperan con gran devoción e ilusión la llegada del Martes Santo. Este año lució el sol en todo su esplendor para acompañar a Nuestra Señora de la Esperanza y Medinaceli.
 

La luz de la Esperanza, consuelo del Pilar
 Rueda Villaverde
La luz de la Esperanza, consuelo del Pilar - Foto: Rueda Villaverde
La luz de la Esperanza, consuelo del Pilar Rueda Villaverde
La luz de la Esperanza, consuelo del Pilar - Foto: Rueda Villaverde
La luz de la Esperanza, consuelo del Pilar Rueda Villaverde
La luz de la Esperanza, consuelo del Pilar - Foto: Rueda Villaverde
La luz de la Esperanza, consuelo del Pilar Rueda Villaverde
La luz de la Esperanza, consuelo del Pilar - Foto: Rueda Villaverde
La luz de la Esperanza, consuelo del Pilar Rueda Villaverde
La luz de la Esperanza, consuelo del Pilar - Foto: Rueda Villaverde