700 mujeres protegidas por maltrato, una con riesgo extremo

Pilar Muñoz
-

En Ciudad Real se denuncia cada dos días casos de maltrato. El mes de julio y los lunes y domingos es cuando el maltratador descarga más su violencia contra la víctima

700 mujeres protegidas por maltrato, una con riesgo extremo - Foto: """""""""""""""REYES MARTINEZ

Julio, lunes y domingo. Éstos son el mes y los días en los que el maltratador descarga su violencia contra  su mujer o exmujer. Actualmente hay casi 700 víctimas de la violencia de género en la provincia con protección, una de ellas por riesgo extremo, según los datos a los que ha tenido acceso La Tribuna.  
Unos datos coincidentes con el último informe del Observatorio contra la Violencia de Género, que igualmente constata que el 70% de los casos ocurren en pueblos o ciudades de menos de 100.000 habitantes. Un hecho que también se refleja en los últimos datos de la violencia sobre la mujer en la provincia. Entre enero y septiembre de este año se han registrado 502 denuncias por maltrato ante la Guardia Civil y la  Policía Nacional, la mayoría en la demarcación de la Benemérita, en el mundo rural, en municipios pequeños, indica en declaraciones a La Tribuna la jefa de la Unidad de Violencia de Género adscrita a la Subdelegación del Gobierno en Ciudad Real, María Ángeles Pérez Montero, quien insta a la sociedad a no callar un maltrato porque la denuncia es la única arma contra esta violencia sobre la mujer por el mero hecho de serlo, asegura.
«Ninguna ciudad o pueblo de España se salva de la violencia machista. En el ámbito rural se producen muchos casos y la protección y las ayudas tienen que extenderse a todos los pueblos», remarca Pérez Montero tras señalar que es mayor el miedo a denunciar tanto en el caso de la víctima por ella y las represalias del maltratador contra sus hijos, como en el de los vecinos porque los vínculos, se conocen todos, el nexo entre las familias y las ataduras en uno y otro caso.
Hay que vencer este miedo, los condicionantes y «denunciar porque «se puede salvar una vida o sacar a la mujer de una vida de terror», subraya la responsables de la Unidad de Violencia de Género de la Subdelegación.
Abundando en ello, recalca que «el silencio es el factor de riesgo más importante para la víctima. Una sola llamada al 016 puede salvar una vida y la sociedad tiene que responder ante cualquier maltrato, no podemos mirar para otro lado».
 Llegado a este punto, transmite un mensaje de «esperanza» a las víctimas porque «no estáis solas».
El último año por fortuna se cerró en la provincia de Ciudad Real sin víctimas mortales de la violencia machista. En 2017 dos mujeres murieron a manos de sus parejas o exparejas, la misma cifra que en 2013. En el 14, 15 y 16 no hubo víctimas mortales. «No se puede bajar la guardia», remarca haciéndose eco del último informe del Observatorio contra la Violencia de Género y poniendo sobre la mesa los datos relativos a este año, de enero a septiembre.
en riesgo extremo. Actualmente hay un total de 697 mujeres víctimas de la violencia machista que tienen protección, 312 de la Policía Nacional y 385 de la Guardia Civil.
En la demarcación de la Benemérita se han presentado en la provincia 270 denuncias desde primeros de año, periodo en el que han sido detenidos 238 hombres acusados de maltrato, el 29,41% por quebrantar una medida cautelar.
Según el informe al que ha tenido acceso este diario, entre enero y septiembre se solicitaron 188 órdenes de protección y se concedieron 110. En septiembre, había 385 órdenes de protección.
En el territorio de la Policía Nacional (Ciudad Real, Puertollano, Valdepeñas y Alcázar) se han registrado 232 denuncias de enero a septiembre. El número de órdenes de protección solicitadas fue de 174, siendo concedidas 113.
Agentes de la Policía Nacional detuvieron a 191 hombres acusados de violencia de género, 50 de ellos por quebrantamiento.
A día de hoy, son 312 las mujeres con protección activa en la demarcación de la Policía Nacional.
El dato. La jefa de la Unidad de Violencia de Género adscrita a la Subdelegación del Gobierno en Ciudad Real insiste en la necesidad de denunciar tras apuntar que casi el 80% de las mujeres asesinadas no habían presentado denuncia contra su agresor. «El pánico atenaza a las mujeres maltratadas; temen posibles represalias y no denuncian». Sin embargo, la denuncia es el paso previo necesario para que las distintas administraciones puedan poner en marcha su maquinaria, especialmente en el ámbito de la protección, la investigación de los hechos y la eventual condena al responsable del maltrato. «Es la única llave que abre la puerta de la esperanza para que la víctima pueda salir de la situación de maltrato».
El porcentaje de denuncias presentadas por familiares de la víctima o terceros en general se sitúa en cifras muy bajas, entre el 5 y el 7%. «No podemos olvidar que nuestra contribución puede ser determinante para salvar vidas», remarca Pérez Montero en alusión al informe del citado observatorio.
Del mismo modo, pone el acento en que el 75% de las mujeres asesinadas eran madres, un dato que evidencia que la maternidad «hace más vulnerables a las mujeres maltratadas» y guarda relación con el elevado porcentaje de casos sin denuncia: la víctima tiene miedo y no denuncia por miedo a las represalias del maltratador contra sus hijos.  La pobreza, la dependencia económica del maltratador, la dependencia por situación de discapacidad o el embarazo son otros factores de vulnerabilidad.
El 65,8% de los agresores son españoles, frente al 32,2% de otras nacionalidades. En este sentido, Pérez Montero entiende que haya gente que descargue la responsabilidad en el extranjero, no por ser racista, simplemente porque «no quiere que haya oveja negra en su rebaño». La edad media del maltratador es de 48 años.