El  mayor cumplimiento deja las multas en mínimos

Hilario L. Muñoz
-
Imagen de terrazas en la plaza Mayor - Foto: Rueda Villaverde

El Ayuntamiento cierra con menos de cien sanciones en hostelería el primer trimestre del año 2019 debido a la caída de las relacionadas con el espectáculo, terrazas o limpieza

El primer trimestre de 2019 quedará como el mejor arranque del año en Ciudad Real respecto a las sanciones relacionadas con las ordenanzas medioambientales. Desde que comienzan las estadísticas, en el año 2013, jamás se había bajado del centenar, y este 2019 finaliza con solo 94 expedientes sancionadores abiertos por el Ayuntamiento de Ciudad Real. Son 17 menos de los que hubo el año pasado (111) pero se sitúa en el mínimo que hasta ahora se encontraba en los 101 registrados en el año 2015, hace cuatro años y también año electoral. Por poner un ejemplo, en 2014 hubo 239 de estas sanciones, la mayoría de ellas, 102, por incumplir la ordenanza de limpieza, fruto de una campaña intensiva de vigilancia de recogida de excrementos que finalizó con 53 sancionados.
«No ha habido relajación», dijo la concejala de Medio Ambiente, Manuela Nieto, al referirse a esta caída en los datos de sanciones y argumentó esta situación con el detalle de los números, ya que ha habido una reducción de algunos tipos de ordenanzas, como la de espectáculos, ocupación o limpieza, más relacionada con los negocios, y un incremento de otras, como las de convivencia y ruidos, cuyas sanciones suelen ser de índole individual.
En este sentido, la concejala explicó que los efectivos de la Policía Local «se centran en la Zona Ambientalmente Saturada (ZAS) y en las zonas de ocio donde se hace un seguimiento». «Es verdad que la hostelería está cumpliendo con sus obligaciones, que el mobiliario autorizado es el que tiene la vía pública y aunque se hagan las comprobaciones oportunas no hay sanción porque están cumpliendo», dijo la concejala de Medio Ambiente, por ejemplo, al referirse a los datos sobre terrazas registrados en este invierno.
Por otra parte explicó que «se está cumpliendo con las ordenanzas de mejor manera por todos y sancionar por sancionar no es el lema, sino hacer un seguimiento de las ordenanzas», puntualizó la concejala. «Si hay que sancionar, la revisión se está haciendo», dijo la edil.
las cifras en detalles. Si se acude al detalle que apunta la concejala se comprueba que en cuanto a la ordenanza de convivencia y ocio, la del botellón y el consumo de alcohol en la calle, se ha pasado de diez a 16 sanciones. De estas multas seis se han impuesto a locales que no disponen el cartel de prohibición de la venta de bebidas alcohólicas a menores. Además se han impuesto nueve, una más que el año pasado, a personas por consumir alcohol en zonas no habilitadas para ello y solo una por sacar consumiciones a la calle, una menos que en 2018.
Respecto a terrazas se han impuesto solo dos multas una por contar con mobiliario no autorizado y otra por la presencia de un cartelón publicitario en la vía pública. El año pasado hubo seis de estas multas, cinco por contar con mobiliario no autorizado y otra por no retirar la terraza al finalizar la temporada.
También crecen las sanciones en cuanto a ruidos, de 12 a 16, debido al aumento de las actuaciones perturbadoras tales como fiestas o ladridos, que pasan de siete a once; mientras que caen de cuatro a tres las de actividades. Se trata de una muestra de esa reducción de las multas derivadas de la hostelería o los espectáculos y un incremento de aquellas de tipo individual.
En venta ambulante se ha pasado de dos a cuatro sanciones, todas ellas impuestas por la falta de etiquetado de productos.
Respecto a las reducciones en la ordenanza de limpieza han sido 39 las sanciones, respecto a las 45 de 2018. Quince de esas sanciones se han producido por libramientos inadecuados, uno menos que el año pasado cinco por abandono de vehículos, tres menos que el pasado año; y otras cinco por actividades que ensucian, mismo número que el año pasado. Respecto a actuaciones relacionadas con hostelería, como la falta de mantenimiento de la zona de influencia, las sanciones caen a la mitad, a tres; igual que la publicidad no autorizada, de cuatro a dos. Pese a esta reducción hay sanciones que no aparecían hasta ahora como la existencia de contenedores de obra llenos en la vía pública, dos sanciones; una multa por vertidos de motor; y dos por la manipulación de mobiliario urbano. Como curiosidad también crecen las multas por no recoger las deyecciones caninas.
En tenencia de animales son cuatro las sanciones impuestas, dos menos, al reducirse las derivadas de perros en malas condiciones higiénico sanitarias    y las de perros potencialmente peligrosos sin licencia.
Por último, la ordenanza que más reduce las sanciones es la de espectáculos, al caer a más de la mitad las multas por infracción del horario de cierre y que pasan de 25 del pasado año a solo once. Además se han impuesto una multa por permitir la entrada de menores a una discoteca y otra por superar los niveles de ruido autorizados.
 

El  mayor cumplimiento deja las multas en mínimos Rueda Villaverde
El  mayor cumplimiento deja las multas en mínimos - Foto: Rueda Villaverde
El  mayor cumplimiento deja las multas en mínimos Rueda Villaverde
El  mayor cumplimiento deja las multas en mínimos - Foto: Rueda Villaverde