La Diputación reactiva el proyecto de geoparque volcánico

A. Criado
-

La Diputación reactivó la semana pasada el proyecto de geoparque con una reunión en la que se informó a los nuevos alcaldes y concejales de esta iniciativa y se estableció un calendario de actuaciones para "comenzar a trabajar ya activamente"

La Diputación reactiva el proyecto de geoparque volcánico - Foto: """""""PABLO LORENTE

La Diputación de Ciudad Real reactivó la pasada semana el proyecto de geoparque con una reunión de la comisión asesora en la que se informó a los nuevos alcaldes y concejales de esta iniciativa, que se empezó a gestar la pasada legislatura, y se estableció un calendario de actuaciones para «comenzar a trabajar ya activamente». Así lo avanzó a este diario el vicepresidente responsable del área de Cultura, David Triguero, que explicó que antes de poner en marcha acciones concretas, que se darán a conocer en próximas fechas, era necesario convocar un encuentro con los representantes municipales, ya que en algunos ayuntamientos se produjeron cambios tras las elecciones de mayo. Una de las primeras medidas será delimitar el número exacto de municipios que pasarán a formar parte del futuro geoparque de complejos volcánicos y que el comité científico de la Universidad de Castilla-La Mancha cifró en alrededor de 40, incluyendo puntos que distan más de 100 kilómetros, por lo que ocupará buena parte de la geografía provincial. «Hablamos de un geoparque que limitaría al norte con Daimiel y Malagón; al este, con Manzanares, Valdepeñas y Santa Cruz de Mudela; al sur, con Almodóvar, Brazatortas y Almuradiel; y el oeste, con toda la comarca de Almadén», subrayó el profesor Rafael Ubaldo. Otra de las claves será el elegir el modelo de gestión. El geoparque de Villuercas-Ibores-Jara, en la provincia de Cáceres, se ha puesto varias veces sobre la mesa como ejemplo. Allí la responsabilidad de gestión recae sobre la Diputación, pero en estrecha relación con varias instituciones que firmaron un convenio de colaboración para este fin, entre ellas la Junta de Extremadura y la Universidad. También participa de forma activa el grupo de desarrollo rural de este territorio, que geográficamente coincide con los límites del geoparque. Una gran ventaja que no se puede extrapolar al proyecto ciudadrealeño que, por su extensión, comprenderá varias comarcas: Entreparques, Campo de Calatrava, Valle de Alcudia, MonteSur y Alto Guadiana Mancha. Por estas razones, la opción más viable, que ya apuntó en su día el presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, es la constitución de una asociación que sería la encargada de ir cubriendo fases y etapas que han de culminar en la declaración de geoparque por la Unesco, siempre con el objetivo de aprovechar también los recursos geológicos, geofísicos, geomorfológicos y geográficos que tienen estos 40 municipios de la provincia para potenciar el desarrollo de nuestro territorio. Y esta asociación podría tener una estructura similar a los grupos de desarrollo rural, es decir, con una parte pública o política y otra social. Hay que recordar que el fin último de este ambicioso proyecto (que finalmente se podría denominar Geoparque de Volcanes de Ciudad Real) es promover el reconocimiento de un territorio, con unos límites claramente definidos, por parte de la Unesco como una zona que acredita un patrimonio geológico singular que puede y debe ser utilizado como motor de desarrollo social, cultural, natural, turístico y económico.