Los sonómetros, en 16 de los 24 puntos de El Torreón

Ana Pobes
-

La edil de Medio Ambiente señala que «el mapa de contaminación acústica va a buen ritmo y la intención es tener el resultado a finales de año» de cara a determinar la futura zona ZAS

Los sonómetros, en 16 de los 24 puntos de El Torreón - Foto: Rueda Villaverde

El Ayuntamiento continúa trabajando en elaborar el mapa del ruido para abordar el tema del ruido, principalmente en el barrio del Torreón, debido a las quejas de los vecinos por las molestias que vienen sufriendo en los últimos años. Y con ese reto sobre la mesa, el área de Medio Ambiente ha instalado  ya sonómetros (medidores que registran el sonido que se genera en la zona) en 16 de los 24 puntos que se tiene previsto para recoger el sonido, como así lo confirmó a La Tribuna la responsable del área, Mariana Boadella.  
El objetivo de este sistema, recordó, es determinar los niveles de contaminación acústica existente  y las distintas fuentes generadoras de ruido para elaborar después el mapa del ruido. Compromiso adquirido por el anterior equipo de Pilar Zamora para abordar el tema de la contaminación acústica. Un mapa del ruido, señaló la edil, que «va a buen ritmo», ya que la intención del equipo de Gobierno es tener los resultados a finales de año. En concreto, se adjudicó el pasado mes de abril a la empresa Eurocontrol y se elaborará teniendo especial atención a la Zona Ambientalmente Saturada (ZAS), en El Torreón.    
Los primeros cuatro sonómetros se instalaron a mediados de septiembre en distintas calles, donde una vez instalados se mantienen durante una semana, las 24 horas del día. Posteriormente, se trasladan a otros cuatro puntos y así hasta completar las 24 zonas que se han señalado para registrar el ruido. En este sentido, recordó además que el plan requiere de diferentes mediciones, algunas de ellas continuas y otras puntuales, en estas últimas ya se han realizado, aproximadamente, unas 600 mediciones. De este modo, aquellas calles en las que se detecten exceso de decibelios serán las que se incluirán en la ZAS, de manera que el mapa del ruido permitirá hacer una radiografía acústica y adoptar posibles medidas correctoras.
Pero para atajar los problemas del ruido, el Ayuntamiento busca también otra serie de iniciativas como el coercitivo y el educativo. En ese sentido, a lo largo de 2018 se tramitaron un total de 106 expedientes sancionadores por ruidos y vibraciones, mientras en el primer semestres del año se han cifrado 43, según informó este medio el pasado mes de septiembre.