"Buenas expectativas" turísticas a pesar de la lluvia

A. Criado
-
"Buenas expectativas" turísticas a pesar de la lluvia - Foto: Rueda Villaverde

Los hosteleros del entorno de los parques nacionales y Ruidera hablan de una ocupación de alrededor del 90%, aunque temen que se produzcan «cancelaciones de última hora» debido a la meteorología adversa

Los dos parques nacionales de Castilla-La Mancha, Cabañeros y Las Tablas de Daimiel, sumaron un total de 27.539 visitantes durante la pasada Semana Santa. Una cifra de turistas que, al menos, confían en repetir durante los próximos días en el entorno de estos dos espacios naturales. A pesar de la previsión de lluvia para la provincia entre el Jueves Santo y el Domingo de Resurrección, las expectativas del sector son «buenas», al igual que ocurre en el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, que presenta, a día de hoy, una ocupación hotelera que ronda el 90%. En la otra cara de la moneda se encuentran las reservas para realizar actividades de turismo activo al aire libre que, en función de las precipitaciones, «se dejarán en su mayoría para última hora». Así lo traslada a La Tribuna el presidente de la Asociación Turística Tablas de Daimiel, Jesús Pozuelo, que explica que a nivel de alojamiento «se mantiene la tónica de los últimos años», con una ocupación de alrededor del 70% para los primeros días y del 100% de Jueves Santo a Domingo de Resurrección. No obstante, se esperan «cancelaciones de última hora» debido a la lluvia, «aunque su repercusión no será muy grave». La previsión es de 20 litros el jueves y 11 el viernes en la zona. En lo que a las actividades se refiere, Pozuelo hace hincapié en que las reservas, como sucede todos los años, «se suelen dejar siempre hasta última hora», máxime cuando hay una previsión meteorológica tan adversa. A pesar de todo, ya están reservadas la mitad de las plazas  totales para realizar visitas guiadas a Las Tablas. El tiempo también puede modificar las buenas previsiones iniciales del sector en el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera. José Luis López, gerente de la empresa Ruidera Activa, subraya que las reservas «han ido muy bien», aunque siempre queda la «incertidumbre» del tiempo y posibles cancelaciones de última hora. «Las visitas guiadas están al completo y las actividades náuticas dependerán de la lluvia», apostilla. En relación a los alojamientos, el empresario Raúl Ares informa de que «aún quedan algunas plazas libres», aunque la mayoría de los establecimientos hosteleros se encuentran al 100%, «a la expectativa de ver qué ocurre con el tiempo». Indica que la Semana Santa, después de los meses de verano, es el periodo turístico «más fuerte» de unas lagunas que están «espectaculares». Tanto López como Ares destacan el progresivo incremento de turistas procedentes de países centroeuropeos, especialmente de Austria y Alemania. La situación es similar en el entorno del Parque Nacional de Cabañeros, con una ocupación superior al 90% entre pequeños hoteles, casas y alojamientos rurales y el camping de Horcajo de los Montes. Así lo pone de manifiesto el presidente de la Asocación de Turismo Sostenible de Cabañeros, Eladio Gómez, que remarca que la visita al parque nacional es «el motivo de la visita a la zona del 70% de los turistas». «Tenemos una oferta muy variada para un turismo que fundamentalmente es familiar», afirma Gómez para subrayar que son muchos también los ciudadrealeños que viven en otros puntos del país y que vienen a pasar las fiestas junto a sus familiares. La Comunidad de Madrid y la vecina provincia de Toledo aportan la mayoría de los visitantes al parque nacional durante esta época del año.