Huellas logra adoptar al 80% de animales que le llegan

D. R.
-

El Centro de Acogida de Animales Abandonados contabilizó 512 entradas de perros y gatos a lo largo de 2019, un 43% más que en 2018, y consiguió dar en adopción a cerca de 400.

Una voluntaria de Huellas acaricia a un perro. - Foto: LT

La Asociación Protectora de Animales y Plantas ‘Huellas’ de Puertollano, que gestiona el Centro de Acogida de Animales Abandonados municipal, cerró el pasado año con cifras de récord en cuanto a adopciones. El colectivo presidido por Karen Caws consiguió adoptar a casi ocho de cada diez animales que ingresaron en el albergue, en concreto, de las 512 entradas registradas entre enero y diciembre, 399 acabaron en adopción, lo que supone un 77,9 por ciento.
Según los datos aportados por la Asociación Protectora de Animales y Plantas ‘Huellas’ a este diario, en 2019 se contabilizaron 512 entradas de animales en el albergue municipales, de los cuales 423 fueron perros y los 89 restantes gatos, mientras, mientras que las adopciones correspondieron a 343 perros y 56 gatos. Asimismo, los 97 animales restantes (76 perros y 21 gatos) o bien fallecieron tanto por causas naturales o sacrificados, o bien fueron recogidos por sus dueños del albergue. En relación a los sacrificios, cabe referir que en todo caso están autorizados por el veterinario y siempre para evitar que el animal agonice, como en el caso de atropellos en los que quedan malheridos.
La presidenta de la Asociación Protectora de Animales y Plantas ‘Huellas’ de Puertollano, Karen Caws, valora la cifra de adopciones lograda el pasado año, que porcentualmente supera con creces a la de 2018, si bien el número de animales que llegó al Centro de Acogida de Animales Abandonados municipal también aumentó considerablemente, pasando de 358 en 2018 a 512 en 2019, mientras que las adopciones de 2018 ascendieron a 242 y en 2019 se incrementaron hasta las 399.
Caws también indica que el grueso de las adopciones siguen siendo internacionales, con en torno al 85 por ciento del total, si bien se congratula por que en 2019 se constató un aumento de las adopciones de perros y gatos en Puertollano y comarca, lo cual «es un motivo de alegría para nosotros», si bien reconoce que la cifra aún sigue siendo «mínima». En cuanto a los países de adopción, los principales volvieron a ser Holanda, Bélgica, Francia, Italia y Reino Unido.
En el caso de este último país, la presidenta de la Asociación Protectora de Animales y Plantas ‘Huellas’ de Puertollano indica que su salida de la Unión Europea (UE), lo que se conoce como ‘Brexit’, aún no se ha dejado sentir. No obstante, reconoce que será a partir de 2021 cuando repercuta en una mayor manera, puesto que hasta el 31 de diciembre del presente año «todo debe de seguir igual». De este modo, a partir de 2021 los animales seguirán pudiendo viajar hasta Reino Unido a pesar del ‘Brexit’, si bien el proceso será «más largo y más lento», sobre todo por tema de vacunaciones y permisos.
En cualquier caso, en enero de este año fueron enviados 14 perros a Reino Unido por parte de Huellas para su adopción, por lo que en estos momentos «el ‘Brexit’ no nos está afectando directamente, aunque hay que ir preparándose». Además, se espera que los costes derivados del transporte de los animales también se vean incrementados cuando Reino Unido deje la Unión Europea.


Financiación y voluntarios. A pesar de los buenos datos de adopciones, la Asociación Protectora de Animales y Plantas ‘Huellas’ de Puertollano pasó a lo largo de 2019 por momentos «muy complicados» derivados de la escasez de recursos y económicos y por la falta de voluntarios. Al cierre del pasado año, el Ayuntamiento abonó 30.000 de los 40.000 euros de su subvención anual, por lo que aún faltaría por cobrar una cuarta parte de la ayuda municipal de 2019 y toda la de este año.
En cuanto al voluntariado, Karen Caws hace un llamamiento a la sociedad de Puertollano para que colaboren con el Centro de Acogida de Animales Abandonados municipal, sobre todo a los jóvenes, destacando que «el voluntariado es muy positivo, sobre todo para estudiantes, ya que pueden ponerlo en su currículo y les sirve a la hora de buscar trabajo». También anima a universitarios que cursan estudios de veterinaria para acudir al albergue «a echar una mano, que seguro van a aprender mucho». «El voluntariado es una labor muy satisfactoria para el que la realizada, y en este caso nos vendría muy bien ayuda para pasear perros, cepillarlos, etcétera», añade Caws.