El PET-TAC impulsará las exploraciones hasta 10.000 al año

Raquel Santamarta
-
El PET-TAC impulsará las exploraciones hasta 10.000 al año

La adquisición de un segundo equipo, tras una inversión de 1,8 millones de euros, permitirá a Medicina Nuclear rozar las 10.000 exploraciones anuales y ponerse a la altura de Bellvitge

Siete años más tarde de lo previsto, y tras una inversión de 1,8 millones de euros por parte del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), el segundo PET-TAC del servicio de Medicina Nuclear del Hospital General Universitario de Ciudad Real (HGUCR) es una realidad que permitirá impulsar el área oncológica -mejorando la planificación radioterápica- y abrir la puerta a la neuroimagen para dar respuesta a la que se revela como la enfermedad neurodegenerativa más frecuente: el alzhéimer. Y todo ello sin olvidar infecciones, procesos inflamatorios y afecciones cardíacas.
Se trata de una potente herramienta diagnóstica que colocará al HGUCR a la par del Hospital de Bellvitge, el único centro sanitario público de España que cuenta con un Discovery IQ 5R. «El año pasado cerramos con 6.700 estudios», apunta el jefe del servicio de Medicina Nuclear, Ángel Soriano, explicando que la adquisición de este segundo PET-TAC permitirá dar un ligero respiro al viejo y programar una agenda diaria de 36 pacientes (ahora es de 24) que, al término del año, se traducirá en cerca de 10.000 exploraciones que, en seis de cada diez casos, tienen que ver con procesos oncológicos. «Ni más ni menos que las que están haciendo ellos», según remarca gracias, también, a la reducción del 40 por ciento en el tiempo necesario para realizar cada una de ellas. Con diez minutos es suficiente al obtener, con sólo una pasada, una visión de cuerpo entero.
Su mayor precisión, gracias a la exhaustividad a la hora de evaluar, identificar y cuantificar lesiones milimétricas, lo convierte en un recurso tecnológico clave para valorar la eficacia de determinados tratamientos, sobre todo para plantar cara al cáncer, y llevar a cabo estudios más complejos. Porque conocer el estadío de la enfermedad posibilita aplicar las terapias más adecuadas y anticiparse a lo que le va a ocurrir a un paciente permite evitarlo.
«El antiguo PET-TAC, que tiene doce años, diagnostica lesiones de un centímetro; mientras el nuevo llega a detectarlas de tan solo 0,2», explica el doctor Soriano incidiendo en su «mayor sensibilidad y resolución». Y es que el Discovery IQ 5R, que incorpora un sistema de reconstrucción de imágenes, suma cinco anillos que, en palabras del experto, conllevan una «mejora notable en la calidad de las imágenes obtenidas».
la teragnosis. La teragnosis se está abriendo paso en la oncología como una nueva vía en el abordaje de algunos tumores, como los neuroendocrinos, en los que ha despertado notables expectativas dados los prometedores resultados iniciales conseguidos. «Nosotros utilizamos moléculas unidas a isótopos radiactivos para diagnosticar y tratar enfermedades», resume defendiendo una «medicina personalizada» que está cambiando el pronóstico de los pacientes y transformando la investigación clínica. Así, en el caso de los cánceres de tiroides, hacen uso de los análogos de la somatostatina, una sustancia inhibidora de la hormona del crecimiento. Ahora, según confiesa, el reto está en producir «radiofármacos propios».
Medicina Nuclear recibe pacientes de todas las provincias de la región. En este sentido, el Sescam ha dotado al Hospital General La Mancha Centro de un PET-TAC móvil con capacidad para absorber la demanda de esta técnica que se genere en el área de salud de Alcázar de San Juan, evitando así el desplazamiento de cerca de 300 pacientes al año al HGUCR. Una unidad que, asimismo, llegará a Toledo, Talavera de la Reina, Albacete, Guadalajara y Cuenca.
«Hay algunas personas que tardan cuatro horas en llegar en ambulancia a nuestro servicio», indica el doctor Soriano apuntando a la apuesta del Sescam por extender al resto de provincias de la región una especialidad que «merece estar presente en todos los hospitales». «Está contemplado en el plan director de los nuevos centros de Albacete, Guadalajara y Toledo», expone sin olvidar un Plan de Renovación Tecnológica del Equipamiento del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) que, en el caso del HGUCR, incluye la renovación de las gammacámaras. «Dos de ellas -hay un total de tres- son de 2003 y 2004», subraya haciendo hincapié en unos medios diagnósticos que son necesarios para poder avanzar.