scorecardresearch

El COVID deja un agujero de 50 millones en los ingresos

R. Chávarri
-

La liquidación presupuestaria de 2020 deja menos ingresos pero también menos gastos: hasta 80 millones se ahorraron

El COVID deja un agujero de 50 millones en los ingresos - Foto: Tomás Fernández de Moya

El coronavirus dejó un agujero de 50 millones de euros en los ingresos de los ayuntamientos de la provincia de Ciudad Real, según las cifras que maneja el Ministerio de Hacienda con los datos de liquidación presupuestaria de un año, el 2020, marcado por la pandemia incluso en las cifras de recaudación municipales. En el listado de los pueblos y mancomunidades con el que trabaja el área de María Jesús Montero no están todos los ayuntamientos pero sí están todos los principales y el descuadre de los datos, en comparación con 2019, habla de una economía de ‘guerra’ en los consistorios. Los concejales de Economía y alcaldes tuvieron que tirar de la calculadora para hacer frente a un recorte histórico en los ingresos: en casi dos de cada tres localidades hubo menos dinero y el COVID-19 eliminó casi 10 de cada 100 euros con los que trabajaban los consistorios. El problema viene también al comprobar que, con las cuentas que hacen de los presupuestos de 2021, tienen previsto ingresar todavía menos.

A la cabeza de las pérdidas, Socuéllamos, donde los números rojos en la liquidación municipal, al comparar 2019 con 2020 en materia de ingresos, deja un desajuste de 11,2 millones de euros mientras que en Villarrubia el agujero de la pandemia en los ingresos fue de 9,3 millones de euros. En el extremo contrario, Puertollano, donde la crisis no fue tal y la recaudación municipal aumentó en 10,9 millones de euros, mientras que en Alcázar también repuntaron los ingresos del Consistorio en otros 9,6 millones.

Las tasas fueron las primeras damnificadas por el efecto coronavirus en las cuentas municipales. La recaudación provincial perdió 25,4 millones de euros. Aquí entran desde el dinero que se paga por utilizar instalaciones deportivas, cerradas durante meses en 2020, o la licencia de apertura de negocios, los vados o la recogida de basura. Para hacerse una idea, el Ayuntamiento de la capital fue el que más recaudó en 2020 por tasas, algo más de 17,1 millones de euros, pero es que en 2019 ingresó más de 21.

El golpe del coronavirus a la economía local también afectó a las cuentas de ingresos de los impuestos directos, esto es, el IBI, el de vehículos, el que pagan por IAE las empresas, la plusvalía… En total, el agujero es de más de 16,5 millones. Pero también hubo menos ingresos por activos financieros, que recoge el producto por ejemplo de venta de acciones, así como las devoluciones de los préstamos o adelantos efectuados a los empleados municipales. Los ingresos aquí bajaron otros 10 millones de euros, y las transferencias de capital, los euros que llegan desde otras administraciones con destino a inversiones y obras, también se recortaron en 6,8 millones.

Lo único que se salvó fueron los ingresos por venta de bienes municipales, los ayuntamientos ingresaron un millón de euros más por esta vía, y, sobre todo, los impuestos indirectos que no dependen de la gestión municipal sino que son la manguera de euros con los que el Estado riega a los municipios a través de los impuestos que cede, en parte. Son impuestos sobre el IVA, alcohol, cerveza, tabaco, gasolina, cesión del IRPF, etc. Puertollano fue la más beneficiada, con 5,4 millones de euros.

Menos gastos también.

Cabría pensar que los ayuntamientos, ante este panorama, recortaron sus gastos. Y esa fue la realidad. Incluso más de lo esperado y de lo que cayeron los ingresos. El COVID-19 apretó el cinturón municipal en más de 80 millones de euros, con la Diputación de Ciudad Real como la que más contuvo este capítulo, con una rebaja de 14,4 millones de euros de sus gastos entre 2020 y 2019. Los principales ‘paganos’ fueron los gastos de personal: toda la relación de puestos de trabajo de las administraciones y los salarios de los funcionarios. Entre 2019 y 2020 este capítulo se redujo en casi 18 millones de euros en la provincia: de gastarse casi 229 millones de euros se pasó a 211, con recortes, como el caso de Socuéllamos, de 4,5 millones o de Villarrubia de los Ojos, con otros 4,2.

Otro capítulo presupuestario que se ajustó fue el de las inversiones. Con la prioridad de la atención social, el dinero para gastar en asfaltados y otras obras se frenó en seco. Casi 16 millones de euros se ahorraron las entidades locales en el año del coronavirus en inversiones, que de rozar los 70 millones pasan, por los pelos, de los 50 millones. Entidades que siguieron invirtiendo, pese a todo, hay, como la propia Diputación, que aumentó esa partida en 2,6 millones o la capital, donde también se metió más dinero en inversiones reales programadas por el equipo de Gobierno, entonces liderado por Pilar Zamora. Fueron casi tres millones más. Pero lo normal son los números rojos en comparación con 2019, con Puertollano, Socuéllamos y Villarrubia, también, como localidades más ahorradoras. Con los presupuestos de 2021 en la mano, los ayuntamientos también mirarán con lupa este capítulo de gastos, que se li mitará más aún, según la previsión inicial, que el pasado 2020.