Quiñones ya 'corre' hacia el final del túnel

C. de la Cruz
-
Ismael Quiñones. - Foto: Cárnicas Serrano

El atleta de Membrilla pasa por el quirófano para superar un neuroma de Morton que le ha mantenido sin competir desde el 2 de diciembre

El inicio de los problemas de Ismael Quiñones tiene fecha: el 2 de diciembre del pasado año, en la prueba de 10 kilómetros del Maratón de Valencia, dio la cara un neuroma de Morton en su pie izquierdo, una lesión generada por un engrosamiento del tejido que rodea el nervio digital y que sobrevenía tras una fascitis plantar. 
Desde entonces ha estado en el dique seco, entrenando de manera irregular con rodajes suaves durante cuatro o cinco días hasta que se veía obligado a descansar por culpa del dolor. La única salida era la cirugía y finalmente el pasado lunes pasaba por el quirófano: el comienzo del fin de este calvario. 
El atleta de Membrilla recuerda que «pensé que me había roto la fascia, los dedos se quedaban agarrotados y tenía el pie bloqueado». Tras la operación el dolor ha desaparecido, aunque tendrá que estar entre 10 y 15 días todavía totalmente parado hasta la retirada de los puntos de sutura: la recuperación está cifrada en 6 semanas, aunque Quiñones confiesa que «voy a intentar estar antes». 
futuro. Con la temporada en el aire no se marca objetivos, ya que lo principal es «ir poco a poco, es cuestión de volver a empezar, de hacerme a la idea de que empieza una temporada nueva». 
Acudir a la prueba de 5.000  metros del Campeonato de España Absoluto que se celebra en La Nucía (Alicante) a finales de agosto es una aspiración, aunque de momento lo importante es regresar.
Y dentro de esta recuperación, Quiñones agradece el apoyo de su club, el Cárnicas Serrano, y el soporte que le han dado compañeros como Toni Abadía y Juan Antonio ‘Chiki’ Pérez, que le han visitado. «Volveré más fuerte», resume un Quiñones ilusionado tras la operación. Sólo falta esperar un poco más para poder competir de nuevo.