"Una provincia sin infraestructuras no atrae inversiones"

D. M. / I.B.
-
"Una provincia sin infraestructuras no atrae inversiones" - Foto: Pablo Lorente

El secretario general del Partido Popular, Teodoro Egea, habla en una entrevista concedida a La Tribuna de la líneas maestras de su formación, de los pactos electorales, de la provincia y de la región


En regiones como Castilla-La Mancha ha advertido de un pacto electoral consumado entre PSOE y Cs. ¿Lo ve posible en las generales?
El que lo hace una vez lo puede hacer dos, y hace cuatro años Rivera dijo que no pactaría con el PSOE y Sánchez y llegó a hacerlo, firmando un acuerdo de Gobierno y pidiendo a Podemos que se abstuviera. Eso lo hizo Albert Rivera, y creo que puede volver a traicionar su palabra y a sus votantes. Por eso, en el momento de fragmentación política que vivimos es más importante que nunca ser transparente con el sentido de nuestro voto, y la única papeleta que va a hacer a Casado presidente es la del Partido Popular. El resto pueden acabar con Sánchez en La Moncloa.
¿Es el PP el partido más perjudicado por la fragmentación de voto?
Es evidente que el PP compite con el resto de partidos, pero nuestro proyecto renovado en España hace pensar que muchos aquellos que dejaron de votarnos por distintas razones, porque se sintieron defraudados o porque buscaron en otras opciones al verdadero Partido Popular, hoy tienen muchas razones, más que nunca, para volver a confiar en el partido.
Esa lucha parece haber llevado al PP a ‘radicalizar’ su mensaje.
Si de algo se puede acusar al PP de Casado es de hablar claro, y eso no es extremista sino tremendamente transparente, como cuando decimos que vamos a bajar los impuestos y que vamos a cumplir. Lo primero que hemos hecho en Andalucía ha sido bajar el Impuesto de Sucesiones, lo segundo abrir los quirófanos por la tarde y los fines de semana, lo tercero invertir en educación, lo cuarto hacer más eficiente la administración o acabar con la lista de espera, donde había ocultas medio millón de personas... Demostramos que lo que hacemos es hablar claro. Si hacer oposición a un gobierno formado por comunistas y por los socialistas, si eso es ser extremista, soy extremista en amar a España.
Uno de esos mensajes cambiantes ha sido en el tema del aborto. ¿Cuál es la postura definitiva del PP?
Siempre he defendido lo mismo: nadie puede hablar en nombre de una mujer que se ha quedado embarazada y que pasa por una situación de presión. La izquierda siempre intenta vendernos su mercancía averiada llevándonos al pasado, y yo este debate lo planteo mirando al futuro: poner a disposición de todas esas mujeres todos lo recursos necesarios para que esa decisión no la tomen por presiones familiares o del entorno. El debate no es si volver o no volver, sino si la vida merece protección y ayuda o no, y nosotros queremos plantearlo en el sentido positivo, en el de que la vida merece protección. Por eso vamos a crear una Ley de Maternidad que incluya todas esas medidas que hacen que una chica, ante una situación difícil, tenga todo el Estado a su disposición.
Descarta una vuelta a la ley de 1985.
El PSOE quiere que compremos su mercancía averiada, que es entrar en el debate de si volver o no. Quiero proteger, salvar vidas, evitar que la presión económica o familiar acabe haciendo que se pase por una situación difícil y por tanto, quiero poner todo el Estado a disposición de aquellas chicas que se quedan embarazadas. El aborto es un drama y nadie puede hablar en nombre de una mujer que se queda embarazada y no tiene todo el apoyo del Estado.
¿Estudiará la oferta de pacto de Cs?
No hablaré de voto útil sino de voto por España, voto reflexivo, de que la gente tiene que entender que fragmentar el voto beneficia a Pedro Sánchez. Uno puede querer castigar a una opción u otra pero debe mirar al futuro y ver lo que puede venir. Es curioso que Cs, dos horas después de que acabara el plazo para presentar una coalición electoral, la ofrezca. Sorprendente. Como si tuvieran mala conciencia de no haber planteado algún tipo de fórmula que tanto yo como el presidente insinuamos de forma directa e indirecta en una junta directiva. Yo mismo he tenido conversaciones con otros dirigentes. Uno puede ofrecer propuestas de pacto como la que dijo Rivera, pero con seriedad. Si todo lo va a hacer así, fuera de plazo y ofreciendo imposibles, me deja muy intranquilo.
¿Cataluña será plato fuerte?
Hemos hablado con gente por la calle en distintos territorios y exige que no se les trate mejor ni peor que con el resto de España, exige igualdad de oportunidades en todo: sanidad, educación, financiación autonómica… Y lo que se plantea por parte del Gobierno es que, si gana Sánchez y suma con Podemos y los independentistas, va a suponer orillar el futuro de otras regiones porque no tendrá peso específico en ese gobierno. Las decisiones se van a tomar en la cárcel de Lledoners o en las herriko tabernas de Otegi. Y eso debe mover a la gente a pensar en su futuro.
Ciudad Real no ha sido beneficiada con el PP en materia de infraestructuras. En los últimos presupuestos del PSOE tampoco.
Durante el tiempo en el que Cospedal estuvo gobernando en Castilla-La Mancha sí que se notó cierta mejora económica. En una tienda nos decían que hubo un paréntesis de mejora evidente en esos años en el tejido comercial e incluso industrial. Lo que tenemos que conseguir es atraer talento para fijar población. Hay mucha gente que habla de la España vacía, yo hablo de la España llena de oportunidades, de buena gente y de cosas por hacer. Sé lo que es decidir libremente vivir en la España rural, y quien lo haga debe tener las mismas oportunidades que todos los españoles, y debe tener médico, profesores y poder hacerlo. Proponemos un plan de choque que recoge la tarifa plana de 50 euros para los autónomos que se establezcan en municipios de menos de 5.000 habitantes entre otras muchas cosas sobre la digitalización del mundo rural. Ciudad Real tiene unas condiciones estratégicas importantes para ser un polo de comunicación y con un gran sector agrícola. Tiene una gran oportunidad para hacerlo. En el pasado se han tomado ciertas decisiones que han lastrado ese posible crecimiento. Tenemos alguna infraestructura olvidada impulsada por gobiernos socialistas que más vale que lo hubieran pensado dos veces.
¿Como cuál?
Sabe a lo que me refiero.
¿Ese plan de choque recuperará inversiones que llevan años en el cajón? Una de ellas es la A-43.
En el Gobierno de España impulsamos un plan de innovación en las infraestructuras, con colaboración público-privada, claves para el desarrollo y que generarán empleo especializado y garantizarán igualdad de oportunidades. Porque al final una provincia como Ciudad Real sin infraestructuras no es competitiva para traer inversiones. La finalización de esta autovía debe ser un compromiso del nuevo Gobierno de España, el PP va a poner todos los medios para poder finalizarla y Ciudad Real con esa conexión abre otra puerta más al futuro para traer inversiones.
Quizá sea buen momento para resolver una duda que el PP en la región nunca ha dejado clara. La A-43, ¿por el norte o por el sur?
Lo primero es analizar los pros y contras de todo. Me permitirá que deje eso en manos de un debate sereno y no partidista.
¿Cómo ha vivido la renovación de las listas electorales en los diferentes territorios?
Hemos hecho una renovación tranquila. Salimos del congreso reforzados para emprender un nuevo proyecto sobre personas que han tenido una experiencia dilatada en nuestro partido que nos ha hecho blindar y subir las pensiones, cumplir el déficit, cuadrar los presupuestos que el PSOE dejó desbocados… Hemos sabido mantener esa experiencia e incorporar personas que en otros lugares han hecho bien su trabajo. Aquí en Ciudad Real, al alcalde de Villamayor, Juan Antonio Callejas, que tiene una vida profesional fuera de la política y que va a hacer de la defensa de Ciudad Real su bandera…
Y que fue el único que apoyó a Casado en las primarias.
(Ríe). Es una persona muy trabajadora que da la cara siempre en los momentos importantes. Tanto Callejas como Rosa Romero, junto con los candidatos en el Senado, van a ser el muro de contención contra el ninguneo del Partido Socialista.
¿Ha pesado mucho la figura de Aznar en esa renovación?
Los dos expresidentes forman parte de la historia del partido. Hay quien prefiere borrar su pasado, y por ejemplo a Zapatero no lo estamos viendo en ningún mitin igual que Susana Díaz le organizó unas vacaciones a Pedro Sánchez para verlo poco por allí. Nosotros estamos orgullosos de nuestro pasado y eso incluye a los expresidentes, Rajoy y Aznar.
¿Hará campaña Aznar y Rajoy?
Estaré con Aznar en Murcia y Rajoy tiene un mitin próximamente en Galicia. La camiseta del PP la defienden ambos por igual y nosotros defendemos su legado.
¿Cómo vivió la fuga de Silvia Clemente hacia Ciudadanos?
(Larga pausa) Cuando uno se compromete con un proyecto debe ser fiel a unos principios y a unos valores. Yo no me veo en otro partido que no sea el PP, ni siquiera en el futuro, sobre todo ahora que hemos conseguido reilusionar a un montón de gente. Los proyectos personales basados en los cargos o en los puestos no favorecen a España ni al PP, y esas formaciones políticas que se nutren de personas que no han tenido cabida en otros partidos generan esa política recauchutada que hoy impulsa Ciudadanos. Parece que el plástico debe ir al contenedor amarillo y el político que ha estado muchos años en un partido y que necesita seguir aferrado a un cargo tenga que ir al contenedor naranja. Es una política en la que no quiero estar. Para muchos la política es una maratón pero para mí es una carrera de relevos: demos el máximo estando en pista y cuando toque, pasemos el relevo.
¿Esperaba la salida de Bauzá?
Él, el día que se fue, me dijo que se iba a la farmacia y que no lo veríamos en ninguna otra formación política. Hemos conocido que va en las listas europeas de Cs. Si una persona miente de esa forma, me alegro que se haya ido.
¿Les recomendó a ambos que no se marcharan?
Les dije que hicieran lo que consideraran, pero que dijeran la verdad. Uno es libre de irse a otra formación política, pero en un momento de reilusión con Pablo Casado no hay razones objetivas para que ninguno abandone el Partido Popular. Sobre todo porque es una falta de respeto a esos miles de militantes que han estado toda la vida, sin pedir nada a cambio, siendo interventores, pegando carteles y trabajando para que esas personas nos representaran en las instituciones y parlamentos. Durante 30 años hay personas como éstas que han estado representando en un cargo público al PP. Sin los militantes y afiliados, no hubieran podido serlo, y es una falta de respeto que ninguneen al partido de esta forma.
¿Cómo definiría un proyecto político en el que, de la noche a la mañana, caben Clemente, Bauzá y Soraya Rodríguez?
Es un partido en el que no se sabe bien lo que representa. Rodríguez, que era la mano derecha de Rubalcaba, y Clemente y Bauzá que estaban en sus antípodas ideológicas. No sólo ellos, también Joan Mesquida y un sinfín de cargos socialistas como el ministro que más paro ha creado en España, Celestino Corbacho, del que Rivera decía que era un fichaje nefasto pero al que ahora acoge. No me veo compartiendo fila con los ministros de Zapatero, que fueron los que más ruina trajeron a este país, y Cs está dejando claro lo que es: un proyecto poco transparente que se nutre de personas que, a priori, mienten abiertamente.
Las encuestas hablan de una caída importante de diputados del PP. ¿Teme una crisis si esto ocurre?
La crisis ya la tuvimos con una moción de censura y en un momento en el que las encuestas nos daban incluso por debajo de Ciudadanos, hace siete meses. A partir de este momento lo único que está haciendo el PP es crecer, y la foto fija de las encuestas dan una orientación, pero ninguna acertó la suma PP+Cs+Vox en Andalucía, y algunas dieron un triple empate hace cuatro años (PP, Cs, PSOE) y luego sacamos 50 escaños al PSOE y 100 a Ciudadanos. No hay que hacer mucho caso a las encuestas y mirar al futuro teniendo claro que la única alternativa es Pablo Casado.
¿No denota debilidad que el PP pida a Vox que no se presente en provincias como Ciudad Real?
Al final dividir el voto impulsa a Sánchez. Estamos en un momento crítico en el que no rescatar a España de las manos de Pedro Sánchez puede llevarnos a una recesión económica peor de la que tuvimos con Zapatero, y ya lo están anunciando las cifras económicas. Aparte del empleo que se está destruyendo, se está dejando de crear empleo por la incertidumbre económica. Estamos en un momento muy difícil y presentarse en provincias pequeñas, fragmentar el voto del centro-derecha, lo que hace es darle un diputado más al PSOE. Y en Ciudad Real va a pasar. Si el voto al PP se disgrega se darán los tres senadores al Partido Socialista y el escaño que en su momento tenía en PP en esa diferencia de tres a dos. No digo que no se presenten o que haya que hacer un voto útil, pero aquel que quiera que Sánchez salga de La Moncloa la única opción que tiene es Pablo Casado.