Cita «primordial» para el Daimiel

Manuel Espadas
-
Fernando García Alhambra. - Foto: CB Daimiel

Fernando García Alhambra espera que su equipo gane este domingo su 'final' contra el Pozuelo para abandonar los puestos de descenso

Tres jornadas le quedan al CB Daimiel para convertir en realidad su deseo de mantener la categoría en su primera experiencia en la Liga EBA. Tres ‘finales’ contra dos rivales directos de las que la primera se presenta como «primordial», según el propio técnico solanero. Y es que si los manchegos sacan adelante su compromiso de este domingo (12 horas, Pabellón Municipal), saldrán de las posiciones de descenso (bajan los cuatro últimos), algo que no sucedía desde la tercera jornada.  
Y es que el rival del domingo, los madrileños del CB Pozuelo, suman una victoria más que los daimieleños, por lo que un triunfo local supondría adelantarles en la clasificación, ya que en el duelo de la primera vuelta se imponían los de Ciudad Real por 86-87, por lo que tendrían a favor el ‘basket-average’ particular. Además, supondría un importante refuerzo moral para el equipo, que tomaría el parón liguero por Semana Santa lleno de optimismo de cara a los dos partidos que le restarían, en la pista del Estudio de Madrid, ya salvado (sábado 27 de abril), y en casa contra el Aridane (sábado 4 de mayo), que también se estará jugando la permanencia.
dos dudas. El equipo de Fernando García Alhambra, que la semana pasada caía en la cancha del Zentro Madrid por 96-76, tiene al día de hoy la duda de Otero, que no ha podido entrenar por una sobrecarga en el gemelo. Además, Edu Juliá está atravesando un proceso vírico y su evolución es una incógnita.  
«Es importante que el domingo estemos todos. A ver si estamos acertados y podemos hacer valer el factor cancha. En casa tenemos que arriesgar y apretar en defensa desde arriba para que no estén cómodos», apuesta García Alhambra, que espera un rival «veterano, con un ritmo no muy alto pero sí con muchos sistemas de ataque; son buenos pasadores y lanzan bien de tres. En defensa protegen bien la canasta, son duros y no dudan en hacer faltas para no conceder canastas fáciles. Van a intentar jugar lento en ataque, a pocos puntos», analiza.