AFA y el hospital buscan crear una unidad para donar tejido

Hilario L. Muñoz
-

Asociación y centro avanzan en un proyecto para que la capital acoja el primer centro de Castilla-La Mancha que permita desarrollar estudios sobre enfermedades neurodegenerativas

AFA y el hospital buscan crear una unidad para donar tejido - Foto: Tomás Fernández de Moya

La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Ciudad Real y el Hospital General Universitario llevan ya varias reuniones para crear una unidad de donación de tejido cerebral. Será el primer centro de este tipo que exista en Castilla-La Mancha y seguirá los modelos desarrollados en otras comunidades donde asociaciones de pacientes y hospitales han buscado el acuerdo para contar con estas donaciones, claves para realizar estudios e investigaciones sobre las enfermedades neurodegenerativas. «Tenemos ya prevista una reunión en octubre para ver cómo avanza» y luego el proyecto se trasladará a la Consejería de Sanidad, dijo la secretaria de AFA y directora del Centro de respiro Alöis, Inés Campillo, quien recordó que se trata de diseñar un protocolo para garantizar el proyecto. Por parte de la asociación, que este sábado 21 de septiembre, celebró el Día Mundial del Alzheimer, su papel en el futuro acuerdo es trasladar a los familiares la importancia de estas donaciones, así como « a cualquier miembro de la sociedad que sea sano».
Campillo explicó que cuentan con el apoyo de la asociación de León, que ya cuenta con un convenio similar, para el desarrollo de esta iniciativa que es clave para acelerar investigaciones como las que realiza la UCLM y que debe solicitar tejido a centros de Cataluña o Madrid cuando necesita tejido para avanzar en sus estudios.
Este proyecto es uno de los que tiene encima de la mesa para este curso que ahora arranca y al que se suma la posibilidad de usar técnicas con animales en el centro Alöis, algo que está, de momento, en estudio.
El lema elegido en 2019 para la celebración del Día Mundial del Alzheimer es ‘Evolución’, enfocado en la idea de «avanzar» y que se aborde la enfermedad como un proceso de mejora en el que los cuidadores cuenten con más recursos y un recordatorio a que los perfiles de familiares y pacientes han cambiado y son cada vez más jóvenes. Campillo apuntó que esta evolución debe también darse en el panorama político donde es necesario el desarrollo del Plan Nacional del Alzheimer, para que los políticos «se unen y den solución».
En estos momentos, dentro de esos nuevos pacientes hay uno en el centro Alöis con poco más de 50 años. Una muestra de la juventud y que es, además, fruto de una mejora en el diagnóstico que se ha venido produciendo. En este sentido, Campillo señaló que hay que ir al médico cuando hay aspectos de desorientación o «de olvidos muy serios» como, por ejemplo, no reconocer a alguien del entorno.
Panorama. El Centro de Respiro Alöis que gestiona AFA cuenta en la actualidad con 25 de sus 26 plazas residenciales cubiertas, «prácticamente lleno», mientras que el Centro de Día, se encuentra en unos 15 ó 16 usuarios, el 50 por ciento. La intención es hacer una campaña de captación para dar a conocer este último servicio que ofrece AFA con varios horarios, pensados para las distintas fases y el avance la enfermedad. Por ejemplo, al inicio, expuso Campillo, se puede plantear la estancia en el Centro de Día de 9 a 13 horas y luego comer o no en el centro, además se puede llegar hasta las 18 horas. Se trata de un proceso en el que hay más terapia, con un trabajo de «estimulación» que a la vez permita al paciente continuar su vida en el hogar. A esta campaña, AFA suma su intención de pedir a la Junta de Comunidades que amplíe el número de plazas concertadas con las que cuenta.
Por otra parte, AFA desarrolla en sus instalaciones una nueva edición del curso para cuidadores. «Es muy necesario que los cuidadores familiares se conviertan en profesionales y en este curso aprenden lo que es necesario», argumentó Inés Campillo, quien recordó que con los conocimientos que adquieren se permite mejorar la movilidad del enfermo en el hogar y que el cuidador, por ejemplo, no sufra algunas lesiones típicas de esta labor.