«Expectantes» ante la lluvia pensado en la cosecha

Manuela Lillo
-
«Expectantes» ante la lluvia pensado en la cosecha - Foto: Pablo Lorente

Asaja confía en que abril venga acompañado de precipitaciones que recarguen acuíferos y embalses

Si en días pasados, el sector agrario señalaba la situación «crítica» a la que se enfrentaban los cultivos por la falta de lluvias, en especial, el cereal, actualmente el sector está «expectantes» ante la posibilidad de que se registren nuevas precipitaciones que vengan a recuperar parte de la cosecha de cereal que estaba en peligro de echarse a perder.
El secretario general de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) de Ciudad Real, Florencio Rodríguez, no quiso lanzar aún las campanas al vuelo y afirmó que este fin de semana será determinante para verificar si el cielo deja lluvias en una cantidad suficiente como para mejorar la situación que han venido sufriendo los cultivos en los cuatro meses de sequía que se vienen arrastrando.
De momento, el volumen de agua acumulado en la capital se sitúa en los 13 litros por metro cuadrado y Asaja espera que haya «un giro» en la meteorología que permita dejar atrás la sequía de este año hidrológico y abra un nuevo horizonte de precipitaciones.
«Estamos expectantes ante las lluvias que pueden llegar este fin de semana», dijo  el representante provincial de esta organización agraria, quien se mostró partidario también de que «tengamos un mes de abril lluvioso, que sea bueno y positivo para el sector agrario, no solamente para la recuperación de los cultivos herbáceos, siembras, cereales, leguminosas, también para la aportación a cultivos leñosos, que necesitan agua para poder tener esa fuerza para la floración y la fructificación», apostilló.
ganadería. Por otro lado, Asaja considera que las lluvias vendrían «muy bien» a la ganadería, «porque hay zonas de la provincia que no tienen pastos o que son muy pobres», de manera que las precipitaciones «pueden paliar considerablemente la situación que está padeciendo la ganadería». Con el agua, brotaría la hierba y, por tanto, los ganaderos no tendrían que recurrir a comprar pienso para alimentar a sus cabezas de ganado, lo que incrementa sus gastos de producción.
Desde el punto de vista de las reservas también tendría una incidencia favorable, destacó Rodríguez en referencia a la recarga de los embalses que se podría registrar tras un año hidrológico que ha estado marcado hasta el momento por la escasez de precipitaciones, una circunstancia que también puso en situación de prealerta a la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG). En concreto, el organismo de la cuenca aconsejó a los municipios con embalses en prealerta que reduzcan sus consumos de abastecimiento e industria en un 10 por ciento.
«Si llueve, habrá una recarga de los acuíferos y de las zonas que necesitan de este agua para poder suministrarla a la población y para regadíos», por lo que aseveró que «la recuperación de los niveles freáticos siempre son positivos».
Por último, Rodríguez apuntó a la incidencia que tendrían las lluvias para la recuperación de las propias plantas y cultivos, que en semanas pasadas sufrieron los efectos de una primavera adelantada que dejó temperaturas muy elevadas durante el día y frescas durante la noche.