Un tomellosero, primer caso con coronavirus en la provincia

C. C. / H. L. M. / LT
-

El paciente está en aislamiento en su vivienda y el consejero apunta que Ciudad Real ya analiza muestras

Un tomellosero, primer caso con coronavirus en la provincia - Foto: RUEDA VILLAVERDE

Un vecino de Tomelloso que viajó recientemente al norte de Italia, la zona donde más casos de coronavirus se han registrado, es el primer paciente de la provincia en contar con el COVID-19. Así lo confirmó ayer primero la gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, Regina Leal, durante la presentación de la nueva gerente del hospital tomellosero, y posteriormente el consejero de Sanidad, Jesús Fernández, durante una rueda de prensa en la que avanzó los datos actualizados de la epidemia en la región al elevarse de los siete casos que hubo el martes a los doce que se dieron a conocer ayer.
De este modo se puede decir que el tomellosero afectado por coronavirus es el octavo paciente de Castilla-La Mancha, ya que su positivo se conoció a primera hora de la mañana, cuando los medios preguntaron a la gerente del Sescam por un paciente al que se le estaban realizando las pruebas. Leal explicó que había dado positivo y que el paciente se encontraba en aislamiento en su casa, al tratarse de un caso leve de la enfermedad y una persona de mediana edad. Estaría en aislamiento junto a su familia, indicaron a La Tribuna de Ciudad Real fuentes cercanas. Hay que tener en cuenta que el consejero ayer explicó en Toledo que se están formando equipos para la atención domiciliaria, ya que se prevé que los mecanismos de este tipo de atención van a ser mayoritarios para atender pacientes que requieren de poca asistencia. El consejero indicó que se está realizando el estudio epidemiológico y que se encuentra en buen estado de salud en su domicilio y se inició ya «hace días» el seguimiento de sus contactos.
la primera alerta. En Ciudad Real fue donde se registró la primera alerta por coronavirus de Castilla-La Mancha, con un ciudadano de Malagón que llegó a Urgencias con fiebre y tos tras un viaje a China. Este ciudadano estuvo a 1.000 kilómetros de la ciudad de Wuhan pero, en ese momento, el país asiático era la única zona de riesgo por lo que se decidió su aislamiento y se le realizaron las pruebas pertinentes. Finalmente dio negativo. El 25 de febrero saltó la segunda alerta cuando la Consejería de Sanidad de la Junta de Comunidades anunció que estaban en investigación cinco pacientes en la región, uno de ellos en Ciudad Real, en concreto, un miguelturreño, también por un posible caso de coronavirus. En esta ocasión se trataba de un ciudadano que había viajado al norte de Italia para ver un partido de fútbol, el virus había viajado a Europa, y regresó con fiebre y todos. Igualmente se descartó.
En los días siguientes se cambió el protocolo de comunicación por parte del Ministerio de Sanidad y tras una reunión con las consejerías se pidió solo que se informara de los casos positivos en investigación, sin contabilizar aquellos posibles casos cuyas muestras se estuvieran analizando. Por lo tanto resulta imposible saber, a parte de estos pacientes, cuántos negativos más de la provincia ha habido de este periodo.
Junto al cambio en la comunicación hubo una readaptación de los análisis para contar con resultados cada día. En este sentido el consejero de Sanidad expuso ayer que las analíticas se realizan en los centros de Toledo, Ciudad Real y Guadalajara, a los que se sumará este fin de semana Albacete, que asumirá también las de Cuenca, mientras que las suyas las está asumiendo hasta ahora Ciudad Real y por su parte Toledo asume las del Hospital La Mancha Centro. «Son cuatro puntos que realizan una PCR, una prueba para diagnosticar la posibilidad de cualquier caso de coronavirus en la región. Esos cuatro laboratorios y cada hospital y área sabe donde tiene que mandar cada caso», indicó el consejero.  Hasta ayer no se había confirmado ningún caso en la provincia.