El excura condenado por abuso a menores recurre la sentencia

Pilar Muñoz
-

Las acusaciones piden que entre en prisión preventiva mientras el TSJ resuelve los recursos interpuestos por la Fiscalía y el abogado de la familia de tres de los chicos

El excura condenado por abuso a menores recurre la sentencia - Foto: Tomás Fernández de Moya

El excura condenado a 22 años y ocho meses de cárcel por abuso sexual a menores ha recurrido la sentencia dictada por el Tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Ciudad Real, que enjuició los hechos destapados en marzo de 2016.
Los magistrados juzgaron probado que Pedro Jiménez, de 35 años, sometió a nueve menores a abusos con «prevalimiento», aprovechando que era su formador y tutor en el Seminario Diocesano de Ciudad Real. Fue juzgado a últimos de 2019, en varias sesiones, y la sentencia se conoció el 28 del pasado enero. La Fiscalía, que pedía una condena de 40 años de cárcel, no tardó en responder con un recurso contra la sentencia al considerar que el excura es merecedor de una pena mayor. También recurrió el fallo el letrado Rodrigo García, que ejerció la acusación particular en representación de las familias de tres de los menores.
El excura ha sido el último en interponer un recurso, según ha podido saber La Tribuna. En su caso al entender que la sentencia no es justa, ya que mantiene que es inocente. El recurso aún no ha llegado a la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla-La Mancha, han indicado a este diario desde el Alto Tribunal.
Piden que entre en prisión. Según las fuentes, Pedro Jiménez volverá al banquillo de la Audiencia Provincial de Ciudad Real el próximo 31 de marzo, día en el que se ha fijado la vista para solicitar la prisión preventiva. Es decir, la entrada en prisión del exsacerdote mientras se resuelven los recursos interpuestos contra la sentencia dictada por la Audiencia Provincial.
La vista está prevista que comience a primeras horas de la mañana y todo indica que el excura volverá a sentarse en el banquillo mientras las partes (acusaciones y defensa) exponen sus alegatos sobre la entrada o no en prisión preventiva. El abogado del exsacerdote defenderá que siga en libertad al no ser firme la sentencia y no haber riesgo de fuga. De su lado, las acusaciones expondrán sus alegatos para que el condenado por abusar sexualmente de nueve menores entre en prisión preventiva.
Relato de hechos. A últimos de marzo de 2016 la Diócesis de Ciudad Real se vio salpicada por el escándalo de unos presuntos abusos a menores en el Seminario, que puso los hechos y la investigación interna en conocimiento de la Fiscalía por si ciertos comportamientos del entonces sacerdote formador de escolares pudieran ser constitutivos de delito.
Los chicos tenían entre 12 y 14 años y el ahora excura era su formador, condición que implica ser tutor. «Les acompañaba en el día a día en lo académico, en lo personal, en el cuidado y la vigilancia desde las ocho de la mañana hasta las once de la noche». Así lo recoge la sentencia de la Audiencia Provincial de Ciudad Real en el capítulo de hechos probados, en el que se detalla cada caso de abuso que sufrieron los menores por parte del entonces sacerdote, tanto en las estancias del Seminario como cuando salían e iban a la piscina municipal.
Pedro Jiménez es el primer cura juzgado por abusos sexuales a menores. Antes de ser condenado por la Justicia ordinaria, lo fue por la propia Iglesia, secularizado en mayo de 2019 por decreto del papa Francisco ante su negativa a cumplir la resolución del Tribunal Eclesiástico. Se negó a ser enclaustrado en un monasterio por espacio de cinco años porque mantuvo hasta el final que era inocente. Esta desobediencia acabó con la resolución papal, apartarle del sacerdocio. El primer caso en España.