24 horas para hackear el mundo

HIlario L. Muñoz
-
24 horas para hackear el mundo - Foto: Rueda Villaverde

La UCLM participa por cuarto año en la iniciativa de Telefónica 'Hack for Good' en la que 32 estudiantes diseñan a contrarreloj aplicaciones para solucionar aspectos del día a día

La informática cambia el mundo de forma acelerada y con esta premisa, Teléfonica celebra este fin de semana una nueva edición de ‘Hack for Good’, su iniciativa dirigida a estudiantes en la que plantea una serie de retos para que desarrollen en menos de 24 horas aplicaciones informáticas que solucionen problemas globales. La escuela de Informática de la UCLM participa por cuarto año en esta iniciativa en la que logra mejorar la participación, pasa de cinco a ocho grupos, con 32 alumnos enfrentados a retos medioambientales principalmente. Ayer comenzó la propuesta y al mediodía de hoy se sabrá quienes han logrado superar los objetivos y diseñar un producto que se pueda comercializar o desarrollar.  La UCLM participa en esta iniciativa a través de la cátedra con Telefónica.  La responsable de Universidades en el Territorio Centro de Telefónica, Estefanía Moya, destacó que «Telefónica a través de su Red de Cátedras quiere encontrar ese increíble talento de la universidad».
«Estamos mucho más rodados y tenemos más demanda con más equipos trabajando», explicó el director de la cátedra Telefónica-UCLM Sistemas Avanzados de Interacción para Educación Digital, Miguel Ángel Redondo, quien recordó que este año la idea es trabajar sobre «retos sociales que contribuyan a luchar contra el cambio climático». No todas las iniciativas desarrolladas se acoplan a esa propuesta al cien por cien pero sí en mayor o menor medida con iniciativas como una aplicación para evitar el despilfarro de comida, otras sobre emergencias con geolocalización o una iniciativa para conocer qué comida se va a solicitar a través de la realidad virtual. «Cuando ya se confirmen los datos esperamos 2.000 participantes a nivel nacional en varias sedes», indicó Redondo. De hecho la iniciativa se desarrolla en 16 universidades españolas, de diez ciudades distintas.
Al dividirse en 24 horas, lo normal es que la mañana de hoy se emplee en pensar el reto y el proyecto, la tarde para su desarrollo y diseño y la mañana siguiente para los retoques y si se puede utilizar código pero «los estudiantes son tan impacientes que trabajan en las ideas desde primera hora de la mañana», indicó el profesor.
«Personalmente, a parte de enriquecer nuestras cualidades como informáticos, nos une bastante a ver las cualidades de cada uno y las potencialidades», dijo Miriam Trujillo, integrante de un grupo que con la experiencia de otros años, ya sabe que es muy difícil que dé tiempo a su desarrollo. De hecho lo normal es que se queden trabajando toda la noche, en una propuesta que es un concurso con sus premios en tres categorías: local, nacional y el denominado Big Day, que tiene lugar meses después y se orienta a valorar el progreso que han experimentado los proyectos mejor valorados. En total se repartirán 48.000 euros en premios.
El jurado valorará la formación de equipos multidisciplinares que incluyan todo tipo de perfiles, la creatividad e innovación de las soluciones propuestas, el grado de acabado conseguido durante la jornada y el impacto social de las mismas.