scorecardresearch

El agua, la savia de la vida

Ana Pobes
-

Daimiel abre las puertas de un reformado centro del agua para entender este elemento hídrico desde diferentes perspectivas a través de distintos paneles explicativos y audiovisuales

El agua, la savia de la vida - Foto: Tomás Fernández de Moya

El agua, condición necesaria de la vida, ocupó un lugar central en la visión del mundo que tenían los filósofos de la antigua Grecia. Además de ser un recurso imprescindible para la vida, se convirtió en una eficaz barrera defensiva para las comunidades de la Edad del Hierro en Daimiel, donde el agua es un elemento clave en algunos de sus atractivos turísticos como es el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, la laguna de Navaseca y la Motilla del Azuer. Por ello, no es de extrañar que la localidad decidiera en el año 1996 dedicar uno de sus espacios, en concreto el antiguo Instituto Laboral, al agua.    

Tras un año cerrado para llevar a cabo el desmontaje y derribo de la antigua exposición, el conocido como Centro de Interpretación del Agua (CIDAHM) abrió sus puertas hace apenas un mes en un nuevo formato y con el nombre de 'Savia. Centro del Agua'. Con una ayuda de algo más de 100.000 euros del Organismo Autónomo Parques Nacionales (OAPN) se ha respetado el edificio de los años 50 del arquitecto daimieleño Miguel Fisac, pero transformando su interior. De tal forma que se han actualizado y ampliado sus contenidos abordando el ciclo del agua desde perspectivas paleoecológicas, geológicas, históricas, humanas y de futuro. El objetivo, entre otros, concienciar sobre la realidad del agua y su problemática. Para ello, la nueva exposición se divide en seis bloques temáticos en los que no faltan las inundaciones y las enfermedades relacionadas con este elemento hídrico y una mirada al Parque Nacional de Las Tablas. Pero también se puede visitar la recreación de una casilla de pescadores, singular ejemplo de arquitectura popular vinculada a los habitantes del río. Y  todo, a través de distintos paneles explicativos y audiovisuales en los que el visitante contemplará una secuencia cronológica hasta llegar a la ciudad que hoy en día es Daimiel.

El hilo conductor de la visita será siempre el agua, por lo que 'Savia. Centro del Agua' se convierte en un lugar clave para visitar el parque nacional. Así, el recorrido del museo arranca ya a la entrada con el perfil del río Azuer y Guadiana. «No se puede interpretar una visita al parque sin conocer el origen de cómo se creó Las Tablas y los humedales manchegos», comenta el concejal de Medio Ambiente, Javier Fisac. Y es que, el que «de verdad siente el agua y quiere conocer el origen del parque debe visitar este museo», insiste al tiempo que señala que sin agua el Parque Nacional sería un secarral. Y eso, insiste, hay que explicarlo y difundirlo.

El agua, la savia de la vida El agua, la savia de la vida - Foto: Tomás Fernández de MoyaEl Centro del Agua, propiedad municipal, se asienta sobre más de doscientos metros cuadrados y ahora, tras varios meses de reforma, ofrece al turista una nueva imagen en la que especial atención se ha dado al contenido y a las maquetas, pues «aunque no llega a ser lo interactivo que hoy en día se espera ver en un centro de interpretación» atrás quedó el contenido museográfico «obsoleto». Ahora, insiste Fisac, «todo es más ilustrativo y novedoso».

Desde su apertura, en el año 1996, por este museo dedicado al gua han pasado ya más de 162.000 visitantes. Una cifra que el responsable de Medio Ambiente mira con optimismo y confía en incrementarla en los próximos meses. Así, y con los datos facilitados por el Ayuntamiento daimieleño, los años récord de visitantes fueron 2005 y 2010 con 11.333 y 10.115 visitas, respectivamente. Unas cifras, que demuestran que «el museo ha venido para quedarse», pues es uno de los museos locales «más visitados».

distintas exposiciones. 'Savia. Centro del Agua' reserva uno de sus espacios para acoger exposiciones de diferente temática. Así por ejemplo, en la actualidad se está montado la titulada como 'El elixir de la vida', que se podrá contemplar en unas semanas coincidiendo así con el Día Mundial de los Humedales, que se celebra cada 2 de febrero.

El agua, la savia de la vida El agua, la savia de la vida - Foto: Tomás Fernández de MoyaSin duda, un museo que aún tiene mucha vida por delante, pues al menos esa es la intención del Ayuntamiento que se esfuerza cada día por mantener y mejorar los atractivos turísticos de la localidad.  

 

El agua, la savia de la vida
El agua, la savia de la vida - Foto: Tomás Fernández de Moya