El ladrillo se despereza en casi la mitad de la provincia

R. Ch
-
El ladrillo se despereza en casi la mitad de la provincia - Foto: Tomás Fernández de Moya

47 municipios cerraron el año pasado con más actividad inmobiliaria que durante el ejercicio 2017

El mercado inmobiliario ciudadrealeño apunta a los primeros brotes verdes reforzados en 2018 con la mejora de las cifras de compraventa en 47 municipios de la provincia donde el año pasado dejó más casas cambiando de manos que el año anterior. Un ejemplo es Ciudad Real. Los ingresos por plusvalías y por el ICIO en las cuentas aprobadas por el equipo de Pilar Zamora marcaban una mejora en las cifras de recaudación de los impuestos que tocan el ladrillo en la capital y de una mejora en las perspectivas de los próximos años marcados por el repunte de la actividad constructora y también de la de la compraventa de inmuebles.
Ciudad Real marcó en 2018 sus cifras más altas de operaciones inmobiliarias desde el año 2010, rozando las 900 transacciones. Como la capital de la provincia, otros 46 municipios más anotaron números verdes en la estadística que recoge el Ministerio de Fomento, con Puertollano como segunda localidad con más trabajo en las inmobiliarias, donde también se anotan las mejores cifras de ventas desde el inicio de la década. Una situación que se repite también en el resto de las grandes ciudades de la provincia, como Tomelloso, Alcázar de San Juan, Valdepeñas, Daimiel, Manzanares, La Solana, Miguelturra y Campo de Criptana.  
Buena parte de este repunte se explica por el hecho de que Ciudad Real es la provincia más económica para comprar vivienda. Según el propio Ministerio de Fomento, como aquí no se encuentra el precio del metro cuadrado más económico en ningún otro sitio de España, y van dos años seguidos en los que lidera ese ranking de las provincias más baratas para comprar inmuebles. En total, la provincia encadena cuatro años de caída de precios, con un desembolso medio 752,1 euros por metro cuadrado en diciembre. Esa mayor vitalidad en el mercado tiene una consecuencia directa: el valor de las transacciones de vivienda libre, mayoritarias en una provincia como Ciudad Real donde el mercado libre marca precios más económicos, de media, que el de la VPO, se ha disparado hasta rozar los 300 millones de euros, casi 40 millones más que en 2017 y casi 70 más que en 2016. Aquí también hay que echar la vista atrás varios años para encontrar una cifra mejor: 2011, cuando la compraventa de viviendas generó 330 millones de euros.