Manu García lamenta su mala suerte

Manuel Espadas
-

El jugador del Viña Albali Valdepeñas, muy desanimado tras conocer que se deberá operar de su hombro, espera al menos que su equipo le dedique una victoria en su debut liguero en Jaén

Manu García, en la grada durante su lesión de la pasada temporada. - Foto: Pablo Lorente

El Viña Albali Valdepeñas tendría una sonrisa de oreja a oreja ante la cercanía de su debut en su segunda temporada en Primera División (mañana sábado, a las 18.30 horas, visita la pista del Jaén) si no fuera porque acaba de perder a uno de sus jugadores más emblemáticos. La lesión de Manu García ha dolido, y mucho, en el seno del club azulón y en todo su entorno. Además de no poder contar con un importante efectivo para este arranque liguero, lo más frustrante es que la ‘china’ le ha tocado otra vez al mismo jugador que se lesionó el año pasado también durante la pretemporada y contra el mismo rival, el propio Jaén.  
Manu García, que este lunes pasará por el quirófano en el Hospital Asepeyo de Coslada para subsanar una luxación acromio clavicular de grado 3, reconoce estar abatido, con los ánimos por los suelos y con muchos dolores en la zona afectada que apenas le dejan dormir. Lo único que le está aliviando estos días es el cariño que está recibiendo por parte de sus compañeros y, sobre todo, de la afición. «Siempre me han mostrado mucho cariño en Valdepeñas, como yo se lo tengo a ellos; de esto estoy muy orgulloso», afirma el alicantino, que con respecto a sus compañeros de vestuario sólo les pide una cosa:«Ojalá y me puedan dedicar una victoria en Jaén».
A Manu García aún le cuesta asumir lo que le está pasando, «otra vez en pretemporada y contra el mismo rival». Se esfuerza por entender que no es más que una casualidad, «cosas que pasan en el deporte», aceptando haber tenido «muy mala suerte».
Aún con la moral muy tocada, el jugador del Viña Albali Valdepeñas se sometía ayer a una resonancia en su hombro derecho para adjuntar sus resultados a la documentación para el preoperatorio. No oculta que, ya en esta situación, lo que desea es que llegue el lunes cuanto antes y supere con éxito esa intervención. «Seguro que cuando sepa las etapas de recuperación y las vaya superando, estaré más animado», afirma el jugador azulón, que todavía desconoce qué tiempo de convalecencia va a tener por delante. En cualquier caso, su deseo es recuperarse bien y poder ayudar al su equipo lo antes posible.