Un gol y poco más

C. de la Cruz
-
Luis Poblete celebra su gol flanqueado por Jordi Vidal y Min (derecha). - Foto: Juan Gallardo

El Manchego Ciudad Real se impone al Calvo Sotelo Puertollano con un tanto de cabeza de Luis Poblete en un 'clásico' con más emoción que ocasiones y buen juego (1-0)

A veces los ‘clásicos’ generan tanta emoción a su alrededor que afecta a lo que sucede dentro del campo. La ilusión por adjudicarse este duelo de rivalidad entre Manchego y Calvo Sotelo Puertollano se tradujo en un partido gris, sin acciones notables y sin apenas ocasiones que llevarse a la boca. El gol de Luis Poblete fue suficiente para que el Manchego se llevase los tres puntos en el único punto de luz del enfrentamiento,  pero un clásico es un clásico y se notó en las gradas con la mejor entrada de la temporada y un ambiente de partido grande.
Decepcionó el derbi en su primer acto, un partido que apelaba a la memoria futbolística entre las dos ciudades y que se difuminó poco a poco conforme avanzaban los minutos. Ni un solo disparo entre los tres palos evidenció respeto y conservadurismo a partes iguales. Las arrancadas de Jordi Vidal y la verticalidad de Valdivia fueron lo mejor de una primera parte donde el Manchego proponía sin riesgos y el Calvo Sotelo intentaba ganar la espalda con rapidez.
Y llegó el gol. A falta de profundidad hubo que recurrir a la estrategia y ahí el Manchego mostró sus virtudes. Un saque de esquina a cinco minutos del descanso botado por Jordi Vidal al segundo palo era rematado por Poblete, imperial en su salto. El central corrió hasta la grada y en su celebración mandó callar a los aficionados industriales, un gesto provocador dentro de la atmósfera que rodea el clásico.El escenario, el soñado por un Manchego sólido en defensa y al que le encanta jugar a la contra.
Toda la presión para un Calvo Sotelo que debía dar un paso adelante en un choque más trascendente para sus intereses por su cercanía con la zona de play off. El primer movimiento de Andrés Viñas fue dar salida al extremo derecho Julio por un lesionado Cristian, pero el problema del Calvo Sotelo se encontraba en la zona de creación y en el juego entre líneas; al Manchego le bastó con una presión alta para recuperar con rapidez el balón y seguir mirando de cerca la portería contraria.
expulsión. De hecho, el conjunto de Sergio Inclán era el que proponía más, pero su ambición fue su perdición. En pleno ataque local el Calvo Sotelo logró armar una contra con Valdivia como protagonista, que se marchó con velocidad hasta que fue cazado por Rafa García en zona de tres cuartos. Segunda amarilla para el centrocampista mancheguista y oportunidad para el conjunto puertollanero de hacer daño a su rival cuando aún quedaban 25 minutos por delante.
Llegó entonces el primer disparo industrial entre los tres palos con un lanzamiento de falta de Usero a las manos de Sergio. Insuficiente, por lo que Viñas sumó más efectivos arriba con la salida de Reyes, pero el Manchego es especialista en defender resultados: es el segundo equipo menos goleado sólo superado por el Socuéllamos en esta estadística. 
El Calvo Sotelo, incapaz de penetrar las líneas mancheguistas y con Valdivia lesionado, perdía una gran oportunidad de acercarse al play off, mientras que el conjunto local ganaba por primera vez el clásico, al margen de denominaciones de ambas entidades, desde la temporada 1995-1996.