Planes para una tarea en común

HIlario L. Muñoz
-
Planes para una tarea en común - Foto: Pablo Lorente

Azucena Serrano y Agustín Durán fueron padres hace cuatro meses, el pasado 6 de noviembre. Andrés les cambió su vida y en apenas unas semanas llega el tiempo de corresponsabilidad real, cuando concluya la baja por maternidad de ella

Agustín Durán es quizás más conocido por su Hola Borreguetes y por el humor que en su intimidad. Hace cuatro meses fue padre, de Andrés, y en semanas su pareja Azucena Serrano regresa a su empleo, por lo que comienza la época de planificar su actividad. «Él está muy poco en casa» pero «a partir de dentro de dos semanas llegará el 50/50», dice Azucena Serrano, quien es conserje en un edificio, donde se incorpora a media jornada. La otra media será labor de Agustín cuidar del pequeño, algo que espera hacer mientras escribe y cuida las redes sociales que le hicieron famoso. «Habrá que aprender a organizarse», indica, mientras su pareja apostilla que «no se sabe la repercusión del pequeño hasta que no se está con él». «Lo baña, le cambia el pañal, está con él, da paseos y, cuando me incorpore a trabajar, el biberón se lo dará y también la papilla», indica ella. «Le meteré una rodaja de chorizo», dice Durán, en su humor habitual.  
El tiempo que ha pasado hasta ahora ha sido de dedicación completa de Azucena con el pequeño, con la baja, vacaciones el año pasado y lactancia, todo unido, hasta este momento en que se incorporara al trabajo. Durán ha tenido que cambiar su vida tras las funciones, cambiando los hoteles por la carretera de noche, al salir del teatro. En estos meses solo ha pasado tres noches fuera de casa, cuando por la hora en que ha terminado el espectáculo o por lejanía no llegaba a casa. Se trata de algo que se hace «por la responsabilidad» pero también porque «me apetece». «Yo creo que si hay buena organización hay tiempo para todo» y aunque reconoce que tener un hijo «cambia la vida» no es una excusa. «Un hijo es cosas de dos y debe ser cosa de dos», señala Azucena, quien apunta a la suerte de ser compatibles en horarios para el cuidado del menor.  
En su caso, ella ha pedido una reducción de jornada. Mientras él ya no puede reducirse más, su empleo de profesor de música lo tiene al mínimo, dos horas por semana, y el resto de la jornada es el tiempo que le dedica al espectáculo. «Empecé a reducir el horario por el humor y lo siguiente sería dejarlo».
Durán como uno de los rostros más visibles de Ciudad Real apunta que el feminismo es «una causa justa» por la necesidad de «luchar por la igualdad». «Me da mucha pena que haya quien no tenga asimilado que todos somos iguales y con los mismos derechos. Frustra que haya personas que traten a la mujer de menos», aunque apunta que no se puede caer en el extremismo. Él ha visto en primera persona el debate con un vídeo de humor realizado hace tiempo sobre quienes no ayudan en casa, momento en que surgió el debate de términos si debería haber dicho colaborar y no ayudar, a lo que respondió que son sinónimos y «los utiliza por igual».