Aguacero, pinchazos y oreja

Rafael Zaldívar
-

Menos de media entrada en la corrida mixta pasada por agua de Daimiel y una oreja solitaria para el novillero Carlos Aranda. El Cid y Emilio de Justo pincharon sendas faenas al ganado salmantino de Loreto Charro

Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: Rueda Villaverde

El aguacero se hizo presente  al finalizar el segundo toro que deslució una faena compuesta de Emilio de Justo. Al salir el tercero de lidia, que era el primer novillo de Carlos Aranda, el diluvio fue a más y los espectadores abandonaron sus localidades para guarecerse en las troneras de acceso. En cualquier caso, ese tercero que era de El Cotillo, ‘gacho’ de pitones, que rompió en la faena de muleta, hizo que Aranda se luciera en los lances de recibo que remató airoso de rodillas. El paisanaje estaba con él y tras el puyazo del reserva y apuros para los banderilleros, compuso una faena entusiasta con series jaleadas de distinto mérito. Aprovechó las embestidas sobre ambos pitones y cuando tenía el público a favor se perfiló para entrar a matar y tras dos pinchazos llegó la estocada. Se le vio con moral a pesar de la lluvia intensa. Cortó la oreja. 
Tanto El Cid como Emilio de justo solo pudieron lidiar sus primeros toros. El de Salteras dio buenos muletazos con el pitón derecho al primero de la tarde. Tras un puyazo y buenos pares de Juan José Trujillo se salió hacia los medios con torería, para proseguir con series en redondo llevando embebido al astado. Muletazo mandones en los naturales bien abrochados con el de pecho. Hizo guardia la estocada que fue el preludio de otro pinchazo antes de la estocada. Saludó. 
Emilio de Justo con un toro incierto de Loreto Charro, que fue mal picado, se fue acoplando en series porfiando sobre ambas manos. Mejor con la diestra porque el bovino no era el anterior. La cosa se fue diluyendo tras los tres pinchazos y el descabello final en toriles. Saludó en banderillas ‘El Sirio’. La lluvia con fuerza cargó sobre la plaza de Daimiel e hizo presagiar la suspensión que se dio tras la muerte del tercero como queda dicho. 

Aguacero, pinchazos y oreja
Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: Rueda Villaverde
Desilusión en los tendidos pero entre el barrizal y el peligro que pudiera llegar hacia las cuadrillas aconsejó la suspensión del espectáculo.   


Más fotos:

Aguacero, pinchazos y oreja
Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: /Fotos: Rueda Villaverde
Aguacero, pinchazos y oreja
Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: Rueda Villaverde
Aguacero, pinchazos y oreja
Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: Rueda Villaverde
Aguacero, pinchazos y oreja
Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: Rueda Villaverde
Aguacero, pinchazos y oreja
Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: Rueda Villaverde
Aguacero, pinchazos y oreja
Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: Rueda Villaverde
Aguacero, pinchazos y oreja
Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: Rueda Villaverde
Aguacero, pinchazos y oreja
Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: Rueda Villaverde
Aguacero, pinchazos y oreja
Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: Rueda Villaverde
Aguacero, pinchazos y oreja
Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: Rueda Villaverde
Aguacero, pinchazos y oreja
Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: Rueda Villaverde
Aguacero, pinchazos y oreja
Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: /Fotos: Rueda Villaverde
Aguacero, pinchazos y oreja
Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: Rueda Villaverde
Aguacero, pinchazos y oreja
Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: Rueda Villaverde
Aguacero, pinchazos y oreja
Aguacero, pinchazos y oreja - Foto: Rueda Villaverde