Los agricultores temen la inminente llegada de la avispilla

Ana Pobes
-
Los agricultores temen la inminente llegada de la avispilla - Foto: Rueda Villaverde

La avispilla del almendro ha llegado ya a Cuenca y Albacete. Los agricultores de la provincia ponen el foco de atención en zonas como Ruidera y Campo de Montiel

La avispilla es uno de los insectos más peligrosos del almendro y ya ha hecho acto de presencia en las provincias de Albacete y Cuenca, donde el Gobierno regional ha declarado la existencia de plaga a un centenar de localidades, fundamentalmente de la zona de la Manchuela. De momento, Ciudad Real se salva, pero no lo hará por mucho tiempo, ya que municipios albaceteños limítrofes con la provincia como Bonillo y Munera ya están afectados por este insecto, por lo que no es de extrañar que los agricultores de la provincia pongan el foco de atención a zonas como Ruidera y Campo de Montiel, debido principalmente a su cercanía con dichos pueblos albaceteños, por lo que su llegada puede producirse «en breve», comenta el responsable de Agricultura y Ganadería de UPA Castilla-La Mancha, Ramón Sáez.
De momento, los agricultores de Ciudad Real cruzan los dedos conscientes de que la avispilla del almendro (eurytoma amygdali Enderlein) cada vez está más cerca, pues cada año se expande 35 kilómetros, como así lo comenta el portavoz de la sectorial de Frutos Secos de Asaja Castilla-La Mancha, Anselmo Martínez. De ahí, el temor de que «pronto» llegue a la provincia uno de las plagas que más quebraderos de cabeza trae al sector del campo, ya que su aparición en el almendro puede acarrear pérdidas de hasta «el 90 por ciento de la provincia».
Ante esta situación, Asaja y UPA piden a los agricultores extremar la precaución y que vigilen sus parcelas. Y más, comentan desde Asaja Castilla-La Mancha, cuando se trata de un insecto que pasa desapercibido y apenas se nota su presencia, pues «la plaga está dentro de la almendra y no se aprecia». «Se trata de una avispa que se come la pepita que está dentro de la cáscara del almendro, por lo que si no se abre uno no se da cuenta», argumenta Martínez. Por ello, el responsable de la Organización Agraria de Jóvenes Agricultores insiste en que «hay que estar atento y en alerta, sobre todo en la zona de la provincia de Ciudad Real pegada a Albacete, y que está afectada casi en su totalidad, por lo que en cuanto se perciba un foco debemos quitar esas almendras del árbol y quemarlas».
 

(Más información en la edición impresa)