Botín niega que De Guindos le presionara para comprar el Popular

Agencias
-

La presidenta del Santander asegura que la entidad no tuvo una situación de privilegio en la subasta

Botín niega que De Guindos le presionara para comprar el Pop - Foto: Juan Carlos Hidalgo

La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, declaró ayer ante el juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama que ella no intervino en el proceso que acabó con la compra del Banco Popular por el precio simbólico de un euro, y negó que recibiera presiones por parte del Ejecutivo para que el Santander acudiera al proceso de adquisición previo en 2017.
Fuentes jurídicas consultadas y presentes en la comparecencia aseguraron que la economista se escudó en su condición de presidenta e insistió en que fueron sus subalternos los que llevaron el asunto, además de apuntar que la entidad no tuvo una situación de privilegio en la subasta.
La banquera declaró en calidad de testigo en relación a la causa en la que se investigan las presuntas irregularidades que llevaron a la resolución y posterior venta del Banco Popular a mediados de 2017. Y en ese marco, apuntó que ya en 2016 recibió una llamada del entonces presidente del Popular Ángel Ron, ahora imputado en la causa, para preguntarle si estaba interesada en comprar el banco, pero en ese momento decidieron no hacerlo.
Posteriormente, ya en mayo de 2017, cuando acuden al proceso de venta del Popular, vuelven a valorar esa compra, pero se decide de nuevo tras analizar la documentación que no interesaba. Quince días después es cuando se produce la resolución del banco y la compra por un euro.
Asimismo, según las mismas fuentes, Botín explicó que cuando valoraron la compra de la entidad, comenzaron también a valorar lo que podrían recibir con la colocación de activos del Popular en el mercado. Además, señaló que analizaron que el banco era solvente pero tenía problemas de liquidez.

 

Llamadas

En este contexto, si bien Botín indicó que no recibieron presión alguna para hacerse con la entidad, sí que explicó que habló con el entonces ministro de Economía y hoy vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, quien le trasladó su preocupación por la situación del Popular y para preguntarle por cómo lo veía ella.
Previa a esta llamada, ya habían mantenido una reunión de forma general aprovechando que coincidieron a finales de mayo de 2017 en el Club Bilderberg en Chantilly, Virgina. Con todo, incidió en que no recibió llamadas ni del que fuera presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) Manuel Conthe, ni de la presidenta de la Junta Única de Resolución (JUR), Elke König.
Sobre el papel que tuvo en el proceso, declaró que ella en esa época viajaba mucho y que no participó en las decisiones del Santander al respecto. En este sentido ha descargado tanto en el que fuera presidente de Banco Santander España Rodrigo Echenique, como en el secretario Jaime Pérez Renovales y el directivo José Luis Mora.
El 7 de junio de 2017 el Santander adquiría el 100% del Popular como resultado de un proceso competitivo de venta organizado en el marco de un esquema de resolución adoptado por la JUR.