Sánchez rechaza un Gobierno de coalición con período de prueba

EFE
-

Pablo Iglesias llama al líder socialista para ofertar una nueva fórmula en la que la formación morada estaría dentro del Ejecutivo y al cabo de un año se podría evaluar la convivencia entre ambos partidos al frente del país

Pablo Iglesias ha ofrecido a Pedro Sánchez un Gobierno de coalición que estaría a prueba hasta la aprobación de los presupuestos y le ha prometido apoyo parlamentario el resto de la legislatura, pero el jefe del Ejecutivo en funciones no cree que se dé la confianza necesaria para hacer ese intento.
Iglesias ha cumplido esta tarde con lo prometido ayer en el Congreso y ha llamado a Sánchez con esta propuesta que el líder socialista ha desechado aunque asegura que seguirá intentando el acuerdo.
La llamada se ha producido esta tarde, horas después de que se anunciase la nueva ronda de consultas del Rey, que será el lunes y el martes que viene, por lo que ese día, el martes 17, se sabrá si Felipe VI decide o no volver a proponer a Sánchez como candidato a la investidura.

Sánchez rechaza un Gobierno de coalición con período de prueba
Sánchez rechaza un Gobierno de coalición con período de prueba - Foto: Eduardo Parra Europa Press
PSOE y Podemos han informado de la llamada y han dado sus versiones de la conversación. Desde el partido de Iglesias consideran que la propuesta de una coalición a prueba garantizaría la aprobación de los presupuestos y da una oportunidad a que esa coalición funcione.
Y aunque eso no ocurra, recalcan, garantizaría la estabilidad de la legislatura ya que Podemos se compromete a mantener el apoyo parlamentario.
En el PSOE, por el contrario, rechazan esta coalición a prueba -que los socialistas dicen sería de un año- porque tras la investidura fallida de julio y el rechazo de Iglesias a la coalición entonces no se dan "las bases mínimas de confianza".
Y tampoco se dan garantías de "un gobierno cohesionado, coherente y con una única dirección en una legislatura estable", que es lo que, subrayan los socialistas, "necesita con urgencia España".
No obstante, Sánchez ha trasladado a Iglesias que el equipo negociador del PSOE estará abierto a dialogar, "siempre y cuando se aparquen propuestas que se demostraron inviables, como la coalición".
También le ha recordado Sánchez a Iglesias, como dijo ayer en el Congreso, que "hay otras vías de entendimiento a explorar, como es el camino intermedio" que han propuesto los socialistas -el acuerdo programático con garantías de cumplimiento y la entrada de Podemos en otros niveles de la administración que no sean el Consejo de Ministros.
Según el PSOE, Iglesias ha trasladado a Sánchez que si finalmente hay una repetición electoral volverá a pedir una coalición de Gobierno, esta vez sin exclusiones, por lo que entienden que sería con la presencia obligada del líder de Podemos en el Consejo de Ministros.
Sin embargo, desde Podemos señalan que Iglesias ha transmitido a Sánchez "la necesidad de buscar un acuerdo hasta el último minuto que evite elecciones".
Le ha propuesto acordar una coalición con el programa y los equipos consensuados sobre la base la de la última propuesta del PSOE y la última propuesta de Unidas Podemos, que vuelva a ser evaluada en el momento de la aprobación de los próximos presupuestos.
"Si después de la aprobación de los Presupuestos Pedro Sánchez considera que la coalición no ha funcionado, Unidas Podemos se compromete a abandonar el Gobierno manteniendo el apoyo parlamentario", añade la formación morada.
A su juicio esta oferta garantiza en primer lugar la aprobación de las cuentas y da una oportunidad a que el gobierno de coalición funcione.
Pero además garantiza a Sánchez un Gobierno en solitario estable, porque si no funciona le seguirían apoyando en el Parlamento.
"En cualquiera de los casos, la estabilidad de la legislatura estaría garantizada", insisten fuentes de Podemos, que han subrayado que ha sido su líder quien ha descolgado el teléfono para llamar.
La llamada de Iglesias a Sánchez, por tanto, no ha supuesto ningún avance en la negociación, cuando quedan once días para que se cumpla el límite legal para que haya investidura o se convoquen nuevamente elecciones.
Si dicho debate se produce, se sabrá en cualquier caso el martes cuando acaben las consultas y Felipe VI decida tras escuchar a los partidos.
Tras ser recibida por el rey esta mañana, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, aseguraba a los periodistas que ella y Felipe VI han "compartido" la "necesidad" de que tras unas elecciones "lo bueno es que se pueda constituir un Gobierno" que dé "estabilidad institucional".