Cruz Roja incluye el reciclaje digital en sus itinerarios

HIlario L. Muñoz
-

La entidad espera impartir formación con prácticas no laborales para 830 jóvenes, mujeres y mayores en situación en desempleo en una nueva convocatoria de sus planes de empleo

El plan de empleo, el proceso de itinerarios laborales que desarrolla Cruz Roja en la provincia de Ciudad Real, incluirá por primera vez una iniciativa dirigida a formar en habilidades digitales a empleados de trabajos que han sufrido la transformación digital. Se trata de un proyecto de Cruz Roja que se ha iniciado ya en varias provincias y que llega a Ciudad Real con el objetivo de mejorar la empleabilidad de quienes participan en este proceso de formación laboral con prácticas en empresas. «Todas las profesiones están asumiendo estos cambios tecnológicos que poco a poco se van metiendo en nuestra vida», explicó la coordinadora del plan de empleo de Cruz Roja en la provincia, Julia Castaño.
«Si seguimos formando a camareros o personas que están en un comercio en venta sin tener en cuenta toda esta transformación digital, no les estamos preparando para el mercado laboral», dijo Camacho, con el recuerdo a los nuevos programas o terminales de venta en el comercio o el empleo de las PDAs para las cuentas en los bares. Falta saber si sería un curso para la hostelería o el comercio, algo que dependerá de las empresas en las que se hagan las prácticas. «Queremos hacer la formación de cara a marzo, como muy tarde abril», apuntó Camacho. La iniciativa contará con 15 plazas y buscará la inserción de la mitad de las personas.
Este curso es uno de los itinerarios que se quiere impartir en la capital por Cruz Roja y que incluyen iniciativas de apoyo al empleo para mayores de 45 años, jóvenes, mujeres, solicitantes de asilo...  La cualificación profesional se quiere ofrecer apunta a empleos relacionados con la atención geriátrica, incluida también la de personas dependientes; limpieza integral de comunidades; actividades auxiliares de comercio, ayudante de cocina y auxiliar de barra; auxiliar de tienda y visual merchandising; camarero de bar, de restaurante y de catering; o de cocina rápida, este último es una iniciativa pensada para la juventud, recordó Camacho.  
800 personas. «Tenemos actividad de empleo en Cruz Roja en seis localidades Ciudad Real, Alcázar de San Juan, Tomelloso Manzanares Puertollano y Valdepeñas», indicó la coordinadora, quien recordó que se trabaja con colectivos en situación de desempleo para las que hay actividades de orientación laboral, en sesiones en grupo y personales, para ver el perfil que tiene y acercarlo al mercado laboral. Además hay actividades de formación e iniciativas de capacitación profesional con prácticas no laborales en empresas, «lo que permite acercar al mundo de la empresa y que es el elemento que más llama la atención». El último aspecto es la intermediación laboral, que influye en lograr unos mercados más inclusivos y da la opción de «gestionar ofertas». Los proyectos se financian vía Fondo Social Europeo, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y la junta de Comunidades, así como otras entidades, por ejemplo Accenture, que apoya la conversión digital. En total se estima que participen 830 personas, de las que 507 será solo en Ciudad Real capital.
«Los jóvenes son personas que han abandonado el sistema educativo y no tienen ni cualificación ni formación», apuntó Camacho. Mientras que los mayores de 45 años «son personas que o bien no han trabajado durante un tiempo porque han sido mujeres que se han dedicado al cuidado de sus hijos o personas que entran y salen del mercado laboral porque tienen unos trabajos muy temporales», el objetivo es formarse «para tener otras posibilidades». Más que parados de larga duración, el perfil actual es el de una persona que en los últimos dos años ha trabajado unos meses, «sigue habiendo muchas personas paradas de larga duración» pero que «han trabajado tres o cuatro meses».