scorecardresearch

"Llevaba mi motosierra. He tenido que defenderme"

R.Ch.
-

El vecino de La Atalaya, un hombre de 77 años, que disparó y mató al hondureño de 35 que estaba intentado robar en su propiedad, aseguró que la víctima tenía en las manos una motosierra que era de su propiedad. Así lo asegura El Confindencial

"Llevaba mi motosierra. He tenido que defenderme" - Foto: Rueda Villaverde

El vecino de La Atalaya, un hombre de 77 años, que disparó y mató al hondureño de 35 que estaba intentado robar en su propiedad, aseguró que la víctima tenía en las manos una motosierra que era de su propiedad. Así lo asegura el diario digital El Confidencial, que publica la llamada realizada por Pepe L. a la Policía Nacional para dar cuenta del suceso y donde relata que ha sufrido un asalto y unos destrozos "y ha habido unos disparos". Indica que en su corral "hay una persona en el suelo" y que está "herida porque he tenido que defenderme".

En la conversación que publica el Confidencial el hombre de 77 años reconoce que ha sido él quien le ha disparado, "sí, claro, lógicamente", con una escopeta de caza, para la que dice que tiene licencia, y cuando el agente le dice que por qué no ha llamado antes a la Policía, este responde "¿A la Policía? ¿Pero usted se cree que estando yo solo aquí voy a ponerme a hacer llamadas por ahí?".

En la llamada, Pepe L. afirma estar "muy nervioso", que no sabe si la víctima está viva o muerta y que esa tarde había tenido dos asaltos a su vivienda. "Y usted dice que ha podido herir a esta persona, ¿que se ha caído al suelo?", pregunta el agente de la Policía Nacional a lo que el ahora detenido asegura que la víctima mortal "tenía el motosierra (sic) en las manos, el motosierra mío".

"Llevaba mi motosierra. He tenido que defenderme" - Foto: Rueda Villaverde

Pepe L. se encuentra en prisión por un posible delito de homicidio. En su declaración ante la magistrada,  el acusado ha reconocido los hechos y que en la madrugada del domingo, sobre las 2.30 horas, escuchó ruidos no solo de una persona queriendo entrar en su domicilio sino de varias más. Por lo que actuó "en defensa propia por miedo insuperable".