Fiscalía y Extranjería están ejerciendo más control

PIlar Muñoz
-

El letrado que está de guardia esta semana por el turno específico de Extranjería señala que no hay un repunte en este orden jurisdiccional pero sí mayor control

La Fiscalía y las Brigadas de Extranjería están ejerciendo - Foto: Rueda Villaverde

El Colegio de Abogados de Ciudad Real tiene un turno específico por partidos judiciales para asistir a extranjeros por asuntos de residencia. En el partido judicial de Manzanares está esta semana de guardia el letrado Jesús Fernández, que asegura que no hay un repunte de las expulsiones de extranjeros, si bien «es cierto que hay un mayor control por parte de la Fiscalía», aclara.
El inicio de un expediente de expulsión se determina cuando la Brigada de Extranjería de la Policía Nacional (Ciudad Real, Valdepeñas y Tomelloso) localiza a una persona que está residiendo en España sin permiso, sin la documentación en regla, o bien para aquellos condenados con penas de más de dos años que llevan aparejada la expulsión o por la comisión de un delito.
En caso de una condena de prisión de cuatro años, la Fiscalía puede proponer al juzgado de ejecución penal que se le conceda al reo el permiso para conmutar esa pena y poder salir, y, «si acepta, se va a su país, se le expulsa». En caso contrario, si se queda en España, tiene que intervenir la Brigada de Extranjería, aunque, si no se le notifica cuando salen, «se les pierde la pista».
Fernández explica que hay dos tipos de expedientes de expulsión, el ordinario y el preferente. Estos últimos se incoan a aquellos extranjeros que carecen de permiso alguno o al condenado a dos años de prisión y por el artículo 57 de la Ley de Extranjería ya es considerado preferente, «o al típico que ha entrado en España en patera», añade.
Respecto a los extranjeros encarcelados, Jesús Fernández apunta que ahora hay un mayor control y por eso «parece que haya un repunte en cuanto a los expedientes de expulsión de extranjeros».
Los delitos más frecuentes cometidos por extranjeros son los robos, las lesiones y el tráfico de drogas y «últimamente, alguna agresión sexual, pero no para preocuparse», indica el abogado manzanareño.
Los latinoamericanos, colombianos y paraguayos principalmente, suelen entrar en prisión por tráfico de drogas, mientras que los robos y lesiones son cosa de búlgaros y marroquíes. También hay mucho extranjero detenido, juzgado y condenado por violencia de género, hombres que aducen que «he tenido que pegarle porque no se comporta» y esgrimen que se trata de otra cultura distinta a la nuestra. Suelen ser rumanos y marroquíes.
El trabajo de la Brigada de Extranjería «se intensifica» con las campañas agrícolas como la de vendimia, señala el letrado Jesús Fernández.
En cuanto a ‘Menas’ (Menores extranjeros no acompañados), indica que en los últimos años no se han detectado casos de relevancia en la provincia de Ciudad Real. Tampoco se ha registrado incremento alguno respecto a estos menores como hace un par de años con los robos de cobre.
Recuerda que hace unos años se localizó en los bajos de un camión a un menor extranjero que había entrado en España de forma irregular. El año pasado se pilló a uno en una atracción de feria.