Misión cumplida

Javier Villahizán (SPC)
-
Misión cumplida

El rover 'Opportunity' revoluciona el conocimiento sobre Marte al descubrir, tras 15 años de investigación 'in situ', que el planeta fue un lugar habitado y con amplias reservas de agua líquida

Hoy, el hombre sabe más que nunca cómo son y cómo se formaron otros mundos. La tecnología y los conocimientos de los que dispone el ser humano han servido para explorar y conquistar los rincones más lejanos del universo, incluidos sus planetas y satélites. 
Uno de esos proyectos pioneros ha sido la misión del rover Opportunity en Marte, una campaña de investigación del planeta rojo que ha durado más de 15 años y ha permitido recorrer 46 kilómetros de suelo marciano. Todo un hito para un aparato que estaba diseñado para operar únicamente 90 días y trasladarse apenas algo más de 1.000 metros.
La NASA aterrizó el Opportunity en enero de 2004 y desde entonces y hasta su definitiva conclusión el pasado febrero el rover ha enviado a Houston infinidad de datos, desde imágenes de lugares inexplorados hasta registros geológicos que darán trabajo a los investigadores durante décadas.
Durante más de 5.000 días, el robot ha tomado muestras de minerales y ha realizado fotografías panorámicas. Uno de los hallazgos más importantes de esta sonda es que Marte albergó condiciones óptimas de habitabilidad para formas de vida como las terrestres hace entre 3.500 y 4.000 millones de años. Un dato increíble.
Además, el programa de Rovers de Exploración Marciana (MER, en sus siglas en inglés) encontró evidencias de lagunas ácidas y saladas que existieron hace unos 3.500 millones de años, lo que demuestra que el planeta rojo poseía en ese período geológico una gran variedad y complejidad de posibles seres vivos.
Estos descubrimientos han servido para cambiar la visión que se tenía de Marte y corroborar una nueva idea de un astro del que se creía que era árido e inhóspito. Ni la foto fija del planeta en tonos terrosos es cierta, ya que el perfil de Marte es más grisáceo que granate, según han revelado las imágenes enviadas; ni se trata de un planeta muerto y sin vida tras analizar los sedimientos depositados en un rango temporal de más de mil millones de años.
Uno de los descubrimientos más reveladores tuvo lugar en 2005, un año después de que la misión llegase al planeta rojo. ¿Quién iba a pensar antes de que llegasen las misiones robóticas a Marte que el planeta hubiese albergado agua, un líquido esencial para la vida? Pues esta es una de las incognitas que desveló Opportunity. El rover halló vastas planicies que se anegaban periódicamente, posiblemente con agua ácida y seguramente salada, lo que suponía que ese hábitat era un entorno ideal para cientos de microorganismos como los exitentes en la Tierra.
Pero el MER ha estado realizando un extenso trabajo de campo durante los tres lustros que el robot ha estado operativo:descubrimiento de meteoritos, realización de perfiles térmicos de la atmósfera marciana, validación  de datos de otras misiones espaciales, además del análisis de rocas, minerales y suelos de la superficie del astro. Todo ello dio como resultado que Marte fue un mundo habitable y con agua líquida hace 3.500 millones de años. 
la arena más antigua. Opportunity no se detuvo ante nada durante sus 15 largos años de misión, ya fuesen impactos contra su estructura, dunas gigantescas, tormentas solares o pronunciadas pendientes. Precisamente, una de sus últimas operaciones fue en 2013 con el análisis de los sedimientos alrededor de un enorme cráter, donde descubrió los materiales más antiguos que se habían analizado hasta la fecha: unos sedimentos que contenían arcillas de cerca de 4.000 millones de años. 
Los científicos demostraron así  que Marte poseía agua en esa franja temporal, ya que las arcillas se forman en entornos acuosos donde el agua no es ni ácida ni salada.
El fin del Opportunity cierra uno de los ciclos más productivos y espectaculares en la exploración del espacio por el ser humano, un capítulo que supone un punto y seguido en el conocimiento humano de otros mundos.