ATA pide zonas de alquileres comerciales bonificados

I. Ballestero
-
ATA pide zonas de alquileres comerciales bonificados. - Foto: Rueda Villaverde

La Federación Nacional de Trabajadores Autónomos pide a los consistorios medidas de impulso al trabajo por cuenta propia como la reducción o aplazamiento de tasas y reducir las sanciones de la Policía Local.

La llegada de la campaña electoral adivina un tiempo de propuestas y promesas que después habrá que convertir en realidad, y los autónomos ya tienen preparadas las peticiones que van a elevar no sólo al Ejecutivo central, para los comicios del mes de abril, o para el Gobierno regional, en el mes de mayo, sino también para los ayuntamientos, ya que desde los propios municipios se puede dar un impulso importante al trabajo por cuenta propia. La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) ha preparado un listado de once apartados que incluyen más de medio centenar de medidas para los consistorios y que recogen algunas de las demandas del sector, que van desde la vigilancia en el pago por parte de la administración a los comercios y proveedores hasta medidas tan novedosas como el establecimiento de una zona de alquileres comerciales bonificados, pasando por una política del «primer aviso» por parte de la Policía Local para reducir las sanciones que se imponen a comercios y negocios.
Desde ATA consideran «imprescindible» hacer políticas «que ayuden a los autónomos y pymes a mantener o aumentar el nivel de empleo, para que sigan siendo el motor económico de la provincia y los municipios», y con esa intención han preparado un documento que confían que tenga un importante calado en los municipios ahora que se acerca la época de hacer propias las demandas de los colectivos y agentes sociales. «Es un buen momento porque en época electoral siempre están más receptivas las administraciones, y sobre todo porque estamos en la época de diseñar las nuevas políticas», aseguró José Luis Perea, vicepresidente de ATA. La novedad es que no sólo se dirigen a las administraciones central y regional, sino también a la local. «No hay que olvidar que es la más cercana a la ciudadanía, y que puede dar un gran impulso al trabajo autónomo con sus políticas, además de que buena parte de los proveedores con los que trabaja son autónomos y pequeñas empresas, por lo que es importante que se tengan en cuenta sus circunstancias», indicó.
Entre las medidas hay demandas novedosas que podrían tener un gran impacto en localidades de la provincia, e incluso en la capital. Una de ellas es la del establecimiento de una zona de cero tasas, un espacio en el que las tasas municipales tales como el IBI o la de basuras sean «hiperreducidas o a coste cero para los trabajadores autónomos», siempre que establezcan sus negocios en zonas de interés. Esa misma intención comparte la del plan personalizado de pagos, para poder adaptar esas obligaciones al calendario de ingresos de los autónomos, o la zona de alquileres bonificados, para facilitar el acceso de los emprendedores a los locales vacíos. «Son medidas que pueden tener un importante impacto en capitales de provincia como Ciudad Real», afirmó Perea. No en vano, tal y como publicó La Tribuna el pasado mes de octubre, en el centro de Ciudad Real había 114 locales vacíos en la zona de primera categoría tributaria. «Estas medidas deberían ir destinadas a dinamizar zonas de especial interés, como puede ser el centro de las capitales de provincia», indicó José Luis Perea. Destaca también, en clave municipal, la política del primer aviso por parte de la Policía Local, para evitar las sanciones a la primera a los comerciantes.
plazos de pago. Junto a esas medidas, por novedosas, destacan algunas fundamentales que se refieren al respeto de los plazos de pago. «Es un asunto fundamental porque muchos autónomos trabajan de manera directa con la administración, y necesitan cobrar en tiempo y forma», explicó el vicepresidente de ATA. En ese punto, ATA propone un recargo directo del 20 por ciento para las administraciones que no cumplan los plazos con los autónomos, y la creación de una mesa de diálogo permanente con los ayuntamientos. «Es una relación fundamental y hay que impulsarla», finalizó.