El mejor año turístico en una década al inicio de verano

R. Ch
-

Ciudad Real apunta la cifra más alta de visitantes hasta julio desde 2009 aunque se resienten el número de pernoctaciones en los hoteles este año

El mejor año turístico en una década al inicio de verano - Foto: Rueda Villaverde

Los más de 40.000 visitantes que eligieron un hotel de Ciudad Real para pasar algún día durante el pasado mes de julio consolidan la tendencia que convierten a 2019 como el mejor año turístico para la provincia desde hace más de una década, con casi 242.000 visitantes que han elegido la provincia en los siete primeros meses del año como destino.
La evolución de las visitas que protagonizan turistas extranjeros explican ese buen comportamiento que no es algo nuevo para el sector turístico ciudadrealeño, ya que se viene repitiendo en los últimos años: desde 2012 los hoteles de la provincia van mejorando, año a año, sus cifras de visitantes. Este 2019 gracias también a un verano que entre junio y julio suma las segundas mejores cifras de visitantes desde 2009. En Castilla-La Mancha, la evolución también es igual de positiva: el número de viajeros alojados en establecimientos hoteleros de la región durante el pasado mes de julio aumentó un 2%, mientras que las pernoctaciones crecieron a un ritmo del 2,1% respecto al mismo mes de 2018.
Este dato, según destacan desde la Consejería de Economía, «prácticamente dobla el crecimiento de las pernoctaciones hoteleras para el conjunto de España (+1,1%), así como resulta aún más positivo si se compara con otros destinos turísticos de interior, competidores directos, como Castilla y León (+1%), Extremadura (-0,5%) y La Rioja (-3,7%)».
En valores absolutos, el pasado mes de julio fue es el mejor de toda la serie histórica en volumen de viajeros alojados en establecimientos hoteleros de la región dado que nunca antes se había alcanzado el umbral de los 200.000 viajeros en un mes de julio. Es ahí donde la provincia, sin embargo, ‘pincha’, ya que el número de pernoctaciones se resiente con casi un millar menos que en julio del pasado verano y con casi 9.000 menos en el acumulado del año, según el INE. Eso supone que viene más gente que nunca pero no pasan noches de hotel en la provincia, donde la estancia media apenas llega a poco más de un día y medio en julio.