Los Reyes presiden el desfile del Día de la Fiesta Nacional

EFE
-

Don Felipe y Doña Letizia han sido saludados con vítores y aplausos de cientos de personas apostadas en los laterales desde primeras horas de la mañana y a su llegada a la tribuna real han sido recibidos por el Presidente del Gobierno

GALERÍA

Los Reyes presiden el desfile del Día de la Fiesta Nacional

Los reyes Felipe y Letizia han presidido este sábado el desfile del Día de la Fiesta Nacional marcado por el accidente que ha sufrido el paracaidista que portaba la bandera nacional, quien ha chocado contra una farola al inicio de la celebración.
Tras el izado solemne de la bandera se ha rendido homenaje a los que dieron su vida por España, momento en el que la soprano Ainhoa Arteta ha interpretado el himno "La muerte no es el final", que habitualmente entonan los propios militares en honor de sus compañeros.
Con la tradicional pasada de la Patrulla Águila formando con su estela la bandera nacional, ha dado comienzo el desfile de unos 4.200 efectivos de los Ejércitos y la Armada, así como de la Guardia Civil, Policía Nacional, Protección Civil y Salvamento Marítimo.
Los Reyes presiden el desfile del Día de la Fiesta Nacional
Los Reyes presiden el desfile del Día de la Fiesta Nacional - Foto: Javier LizónEn esta ocasión han participado 76 aeronaves entre cazas, aviones de transporte y helicópteros que han sobrevolado el paseo de la Castellana, desde donde miles de ciudadanos han seguido la celebración.
A continuación, el desfile terrestre se ha abierto con un componente mecanizado integrado por 102 vehículos, entre los que destacaban los vehículos especiales del Ejército de Tierra, Armada, Ejército del Aire, UME, Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía, Salvamento Marítimo y Protección Civil.
Los vehículos de la UME, con su característico color rojo, han sido fuertemente aplaudidos por el público, que, por contra, ha guardado un solemne silencio al paso de varios vehículos de la Agencia Tributaria.
Tras los medios mecanizados, ha comenzado el desfile a pie en el que, por primera vez y con motivo del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo, se ha incorporado la bandera del buque escuela Juan Sebastián de Elcano, y la bandera del Tercio Viejo de Sicilia que cumple 300 años, además de las banderas de los países invitados: Líbano, Senegal, Mauritania y Malí.
Los guiones de las unidades que han colaborado en misiones internacionales, a modo de homenaje por el 30 aniversario de la presencia de las Fuerzas Armadas en el exterior, también han desfilado ante los reyes.
Finalmente, han realizado el recorrido por la Castellana las unidades a caballo, encabezadas por la sección hipomóvil de la Batería Real y el Escuadrón de Sables de la Agrupación de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil.
Tras el desfile y el saludo a los mandos que han desfilado y al paracaidista accidentado, don Felipe y doña Letizia se han desplazado hasta el Palacio Real para recibir a las casi 1.300 personas, entre autoridades nacionales, autonómicas y locales, políticos, diplomáticos y representantes de la sociedad civil que han sido invitados a una recepción oficial.

 

Pocas ausencias políticas

Pocas han sido las ausencias políticas en el desfile de la Fiesta Nacional de este año, que se celebra en plena precampaña y a poco menos de un mes de la repetición electoral del 10 de noviembre.
El Gobierno en pleno ha estado en esta cita en la que el jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, se ha llevado discretos abucheos a su llegada pero más sonoros cuando ha finalizado el desfile.
Y apenas ha habido ausencias en la fila de los presidentes autonómicos. Se han ausentado, como viene siendo habitual, los máximos responsables de los gobiernos vasco y catalán.
En la tribuna de autoridades se ha visto a la vicesecretaria general socialista, Adriana Lastra, y al portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, conversar animadamente.
Muy cerca de ellos, el líder de Vox, Santiago Abascal, el de Ciudadanos, Albert Rivera, y el presidente del PP, Pablo Casado. Aunque Rivera estaba en el centro, entre Abascal y Casado, no se le ha visto conversar con el líder de Vox, solo con el del PP.
En la fila del Gobierno se ha visto también muy animados saludándose a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, y al titular de Exteriores, Josep Borrell, que en breve dejará el cargo para asumir su nueva responsabilidad al frente de la política exterior europea.
Y mucho han hablado también el presidente andaluz, Juanma Moreno, y el gallego, Alberto Núñez Feijóo, colocados juntos en la fila de gobernantes autonómicos en la que había muchas caras nuevas, tras los cambios de gobierno posteriores a las elecciones autonómicas de mayo.
Entre ellas la de la presidenta navarra, la socialista María Chivite, con la que esta comunidad vuelve a estar representada en el desfile tras varios años de ausencia por parte de su predecesora, Uxue Barkos.
 

Pitos y abucheos a Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha sido recibido este sábado con pitos y abucheos a su llegada al desfile del 12 de octubre con motivo del Día de la Fiesta Nacional. 
Como ya ocurriera el año pasado, el público situado en la zona más cercana a la tribuna de autoridades, en la plaza de Lima de Madrid, ha abucheado a Sánchez cuando el presidente ha bajado de su vehículo oficial. Este recibimiento ha contrastado con el entusiasmo con el que el público ha acogido a los Reyes Felipe y Letizia acompañados por sus dos hijas, la Infanta Leonor y la Princesa Sofía. 
El coche del presidente en funciones ha llegado por un lateral del paseo de la Castellana y no ha sido anunciado por megafonía. En contraste, los vehículos del monarca y su familia sí han recorrido los dos kilómetros por los que transcurre el desfile anunciados por los altavoces. 
La ciudadanía de Madrid ha llenado de banderas de España desde primera hora de la mañana todo el recorrido del desfile, en el que participan unos 4.200 efectivos, 76 aeronaves y 150 vehículos.