El 'bypass' de Teo se retrasa otra vez al no tener permiso

D. R.
-
Teófilo Rodríguez, paciente con obesidad mórbida, y el doctor Ballesta caminan por el granadino Hospital La Inmaculada. - Foto: EFE

El Gobierno valenciano no ha autorizado sufragar los gastos hospitalarios y exige al paciente con obesidad mórbida una declaración que le exima de responsabilidad.

Nuevo varapalo burocrático para Teófilo Rodríguez, el joven valenciano aunque nacido en Puertollano con obesidad mórbida que está a la espera de someterse a un bypass gástrico por parte del prestigioso equipo médico del doctor Carlos Ballesta, en el Hospital La Inmaculada de Granada. La operación, prevista para el pasado viernes tras ser pospuesta previamente del día 15 de este mes, no pudo finalmente llevarse a cabo al haber sido rechazada por parte de la Conselleria de Sanitat y Universal i Salut Pública de la Generalitat valenciana su petición de sufragar los costes hospitalarios, que rondan los 5.700 euros.
En declaraciones a este diario, Teo (como le conocen) Rodríguez explicó que la petición para que el Ejecutivo valenciano se hiciera cargo de los costes hospitalarios le fue rechazada en base a un informe firmado por tres cirujanos que advierten del riesgo de esta intervención. Estos médicos realizan su labor en tres centros diferentes de Valencia: Hospital de Manises, donde fue tratado en un primer momento con polémica por su traslado en un camión de mudanzas, el Universitari i Politècnic La Fe y el Universitari Doctor Peset.
Según Rodríguez, de 34 años y residente en la localidad valenciana de Turís, estos profesionales sanitarios se basan en los informes redactados por el Hospital de Manises «pese a que allí no me hicieron ninguna prueba» en lugar de tomar en consideración las pruebas realizadas por el doctor Ballesta en el granadino Hospital La Inmaculada el pasado 30 de enero.
No obstante, desde la Generalitat valenciana se le ha pedido al paciente un documento en el que exima «de toda responsabilidad» al servicio público de salud de esta comunidad autónoma para así poder autorizar el pago de los gastos hospitalarios, que no de la intervención, puesto que ésta corre a cargo del doctor Ballesta. «Ya hemos entregado la declaración y estamos a la espera de que nos contesten. En cuanto nos autoricen, nos vamos corriendo para Granada para someterme a la operación, ya que cada día que pasa se hace más urgente», apuntó Rodríguez, que añadió que en este tiempo de espera ha ganado peso, con en torno a cuatro kilogramos más, «no porque coma más sino por el efecto rebote».
«Yo tengo derecho a cambiar de hospital, sobre todo tras la guarrada que me hicieron en Manises», apuntó Rodríguez, en referencia a lo ocurrido el pasado verano. Teo estuvo ingresado desde agosto en el Hospital de Manises por un criterio social y no hospitalario, por la falta de un lugar para recibir los cuidados que precisaba. Ese mismo mes, recibió un alta y fue reingresado horas después por una insuficiencia respiratoria, tras lo cual su familia denunció al centro y a la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública por el traslado realizado en un camión de mudanzas.
Rodríguez, que actualmente pesa en torno a 250 kilogramos tras haber rondado los 400, se someterá a dos operaciones: un bypass gástrico de asa larga y otra para la extirpación de unas piedras que se le han encontrado en la vesícula. Ambas operaciones correrán a cargo del Centro Laparoscópico Doctor Ballesta, acreditado en cirugía laparoscópica de la obesidad por la Federación Internacional de Cirugía de la Obesidad.