Mejora ambiental y ahorro con una nueva balsa en Almagro

A. Criado
-

El presupuesto, que asciende a algo más de 67.000 euros, es inferior al gasto realizado en los últimos años para su evacuación a través de una empresa externa.

Un operario en la planta de RSU en Almagro. - Foto: Rueda Villaverde

RSU construirá en los próximos meses una nueva balsa de almacenamiento para las aguas sucias procedentes del Centro de Tratamiento de Residuos de Almagro, ampliando de esta manera la capacidad de las ya existentes. Un proyecto que supondrá una inversión superior a los 67.000 euros y que fue adjudicado recientemente a la empresa Javier González Fábrega.
Se trata de un proyecto que reportará beneficios técnicos, medioambientales y económicos al centro almagreño. En la actualidad, según explica RSU, el tratamiento de depuración de estas aguas se realiza a través de una planta de deshidratación mediante evaporación, un proceso eficaz en verano, pero que precisa de almacenamiento durante los meses de invierno, de ahí la necesidad de ampliar las instalaciones con esta nueva balsa.
Desde RSU recuerdan que las intensas lluvias caídas en marzo y abril de 2018, en un periodo relativamente corto de tiempo, pusieron de manifiesto que en ocasiones se produce un excedente de líquidos procedentes de distintos puntos del Centro de Tratamiento de Residuos de Almagro que no pueden ser almacenados con las actuales infraestructuras, por lo que se tuvo que acudir a servicios externos de evacuación de estas aguas mediante cisternas, lo que supuso «un importante desembolso para la empresa». En este contexto, la construcción de la balsa permitirá el almacenamiento de las aguas para su adecuada gestión medioambiental y con un menor coste, puesto que «el presupuesto es inferior a lo gastado para los citados trabajos contratados con cisternas».


Nuevas inversiones. La construcción de una nueva balsa para el almacenamiento de las aguas sucias no será la única inversión de RSU en los próximos meses. La empresa también destinará 134.000 euros a la reparación y transformación de herméticos a estancos de seis pisos móviles de transporte de residuos.
La necesidad de esta contratación responde a que RSU cuenta con una importante flota de semirremolques para la transferencia de residuos desde sus diversos centros de trabajo hasta el centro almagreño, que llevan incorporado un sistema de piso móvil para estibar los residuos en su interior, buscando la mayor eficiencia en el transporte. Sin embargo, cada cuatro o cinco años aproximadamente es necesario cambiar el suelo de estos semirremolques debido a la abrasión y corrosión que generan los residuos. Además, al ser los pisos móviles en origen herméticos pero no estancos, se puede producir la pérdida de parte del lixiviado, generando problemas de higiene y de seguridad vial.
Igualmente, por más de 16.000 euros, RSU ha adjudicado la adquisición de baterías de condensadores para el centro de trabajo de Almagro, con el objetivo de dar servicio a los túneles de compostaje y planta de afino. En total, estos tres proyectos supondrán una inversión superior a los 200.000 euros.