'Las Cristinas' se prepara para acoger más de 5.000 alumnos

La tribuna
-

El presidente de Castilla-La Mancha se reunió esta semana con el rector de Alcalá y con el alcalde de Guadalajara y visitaron las dependencias de la futura universidad, obras que arrancarán en el año 2021

‘Las Cristinas’ se prepara para acoger más de 5.000 alumnos - Foto: Javier Pozo

belén monge ranz / guadalajara
No hay grandes novedades sobre el futuro Campus pero una de ellas es, sin duda, la capacidad para la que está pensado. Según el rector de la Universidad de Alcalá, José Vicente Saz, unos 5.000 alumnos podrán cursar estudios en las futuras instalaciones del edificio que fue en su día un colegio de huérfanas del Ejército y después el centro de educación pública Las Cristinas. Unos 1.500 alumnos más de los que cursan actualmente estudios en dependencias de la calle Cifuentes. Saz aportaba este dato en Guadalajara tras la celebración de la primera mesa de trabajo a tres bandas después de que la universidad se haya hecho definitivamente con la titularidad de los terrenos.
Un encuentro que contó con la asistencia del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, acompañado de la nueva consejera de Educación, Rosa Ana Rodríguez, y del nuevo alcalde de la capital alcarreña, Alberto Rojo, quien precisamente, el pasado mes de julio, daba luz verde en el pleno al último trámite que se precisaba para hacer efectiva la cesión de los terrenos a la universidad.
Concluidas las vacaciones estivales, los responsables políticos y educativos realizaron una rápida visita a las futuras instalaciones y en el encuentro previo celebrado a tres bandas, todos plantearon sus propuestas e idea del proyecto. Poco después, sin extralimitarse en riesgos, el rector se aventuró a dar a los periodistas una posible fecha de inicio de obra: el año 2021. Además, mostró también su deseo de que en 2022 estén concluidas. 
Avanzó que el proyecto «va viento en popa» y que la intención es que se arranque con la rehabilitación del propio colegio de Las Cristinas, que es donde estará fundamentalmente el área docente, antes de acometer la obra nueva. «Nadie debe tener miedo a que se tire el colegio porque no se va a tirar sino que se va a adecuar a usos universitarios», subrayó tras asegurar que, incluso es probable que se mejore la imagen exterior para que sea «más moderna y visible». También confirmó que aunque el futuro es incierto, tanto para este año como para el que viene están garantizadas las consignaciones presupuestaria del Gobierno regional para un proyecto cuantificado en más de 50 millones de euros. La de 2019 ya está presupuestada y se han puesto de acuerdo sobre las cantidades a abonar y cómo para el 2020,explicó Saz.
El rector desveló igualmente que el propio presidente le había transmitido «tranquilidad» en la reunión y una intención clara de trabajar de forma conjunta para sacar adelante esta infraestructura universitaria. De momento, ya se han creado varios grupos de trabajo y no parecen verse sombras en el horizonte pese a su complejidad. No obstante, la intención es afrontarlo «con la mayor agilidad posible» aseveró el rector aventurándose a decir que «cabe la posibilidad de que antes de que llegue el momento final de la obra en el que se corte la cinta, los estudiantes puedan estar ya en el colegio».
La consejera de Educación, Cultura y Deportes, en su primera visita a Guadalajara, reconoció que este campus supone un «magno e importantísimo» proyecto no solo de carácter académico sino socializador y como núcleo cultural de la ciudad. «Estamos hablando de un proyecto muy moderno que dará una cobertura académica muy importante también a la ciudad de Guadalajara y a su entorno», afirmó a la par que reconocía que la previsión es que cuando esté en marcha el alumnado se incremente en torno al 20 por ciento.
Por su parte, el alcalde de la capital quiso poner el acento en cómo, a partir de ahora, se inicia una andadura en el que el campus se erige en el «proyecto estrella». «El sectarismo de la anterior etapa ha hecho que haya llegado tarde la foto de hoy, pero ha llegado, y este camino no va a parar», subrayó tras recordar que la cesión de los terrenos a la universidad fue ya en su mandato. 
otra mesa de trabajo. Tras el encuentro de trabajo, el regidor anunció también la inminente cesión del parque del Coquín a la universidad como un espacio abierto a la ciudad.
 Rojo aprovechó la ocasión para hacer un anuncio más, la próxima constitución desde el Ayuntamiento capitalino de otra mesa de trabajo, en la que es su deseo que haya representación de todas las partes involucradas, y cuyo objetivo será, preparar la capital alcarreña para recibir la llegada del futuro Campus Universitario.