Un salto cargado de aventura

Cándido de la Cruz
-
Un salto cargado de aventura - Foto: Pablo Lorente

El equipo Kint Team, formado por dos jóvenes ciudadrealeños, participará en el rally solidario Uni Raid que llevará material solidario a las pequeñas poblaciones del desierto de Marruecos

Lo importante no es la meta sino el camino. Dos jóvenes ciudadrealeños se embarcarán el próximo sábado en una aventura que les llevará a recorrer el desierto de Marruecos durante nueve días, un trayecto solidario que servirá para llevar ropa, juguetes y material de primera necesidad a las aldeas del reino alauí. Jaime Rodríguez y Gerardo Trillo, que conforman el autodenominado equipo Kind Team, tardaron muy poco en tomar la decisión, y es que la irreflexiva ilusión de la juventud contrasta con la lógica prudencia de las familias.
Ante todo, «ganas por llevar a cabo una actividad solidaria» en este rally llamado UniRaid. Así de claro lo tiene Jaime, estudiante de Comercio Internacional del IES Maestre de Calatrava, que se embarcará junto a su compañero en un Wolkswagen Polo GT de 1990 para llevar sonrisas a Marruecos.
Esta semana ‘aparcó’ el coche en el patio del instituto, a merced del espíritu participativo de sus compañeros, que el propio Jaime califica de muy bueno. Sobre lo que se llevará en el maletero y baca del vehículo, así como en el camión de la organización, «lo que más falta les hace es la ropa», pero también otros productos no tan habituales en el desierto, y así señala que «Ópticas Navarrete ya nos han cedido 200 gafas que los médicos de allí las ajustarán a cada persona. También llevaremos juguetes que no sean eléctricos».
Más de 1.500 turismos tomarán parte en la octava edición del UniRaid, que se realiza exclusivamente para estudiantes con espíritu emprendedor de entre 18 y 28 años y que no es competitivo, con vehículos de más de 20 años. Jaime explica que «vamos en caravana a poco velocidad, sobre 40 kilómetros por hora para preservar no sólo los coches, sino también los productos que llevamos».
recorrido. El rally se mueve en el terreno de la hazaña. Deberán superar etapas en las montañas del Atlas, con nieve y barro, una etapa maratón de dos días por las dunas y una etapa nocturna, entre otros retos, desde el punto de partido en Tánger hasta la final en Marrakech.
Para ello han adecuado el choque para la exigencia de la prueba, además del entrenamiento y los nuevos conocimientos en mecánica para superar cualquier avería.
Y sobre el tiempo perdido, sobre la ausencia de las responsabilidades académicas, Jaime subraya que «los profesores han entendido que es un reto solidario, como estudio de Comercio Internacional me sirve porque he estado hablando con patrocinadores, manteniendo contacto con muchas personas... es como una práctica acelerada». Sin duda, una experiencia cargada de aventura.